CLAR: 50 años llenos de Vida apasionada por los pobres.

imaderaEl actual presidente de la CLAR (Confederación Latino Americana y Caribeña de Religiosos y Religiosas), Ignacio Madera Vargas, SDS., ha escrito una agradecida carta con motivo de los 50 años que cumple la CLAR al comenzar este mes de marzo. La reproducimos, agradecidos por esta efeméride tan llena de vida que nos llega de la “viña joven”. Rcordar las bodas de oro de la CLAR es recordar ese sabor genuino a Evangelio y a Reino de Dios que a lo largo de todos estos años nos han recordado tantos hermanos y hermanas apasionados por Cristo y por la humanidad empobrecida.


Queridas hermanas y hermanos:

Siento una intensa emoción y deseos de gritar con toda la fuerza de mi garganta un canto de gratitud al Divino Salvador Jesucristo por los Cincuenta Años de vida de la CLAR que estaremos cumpliendo el lunes 2 de Marzo de este 2009, de tantas Pascuas renovadas para la historia de todos nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños.
Esta historia de dolor y gracia, de incertidumbres y perplejidades, de incomprensiones y apoyos incondicionales, de indiferencia y solidaridad, de sospechas y admiración, de pecado y vida inconmensurable de Dios, de luces y sombras, es la que pondré sobre el altar del pequeño oratorio de la CLAR, en la celebración de la Eucaristía, sencilla y amable, que presidiré para el personal que nos presta sus servicios con abnegación y gozo.
Esta historia de la CLAR llena de tantas vidas sugestivas y sugerentes, de tantas ilusiones y tantas propuestas novedosas y fecundas. Esta historia en la cual la vida religiosa ha vivido prendida del amor a los pobres, porque hace muchos años descubrió que la opción por ellos pertenece a la esencia de la fe cristológica. Esta historia de tantas vidas entregadas luchando por hacer verdad los ideales de tantas Asambleas, Juntas Directivas, reflexiones, publicaciones, encuentros, seminarios, congresos, talleres, tantos jirones de vida compartida. Esta es la historia que celebramos. Las de todas y todos los que han gastado energías y fuerzas, vitalidad y entusiasmo para volver a los fundamentos de lo que es y debe ser, a la vida religiosa del continente.
Esta fiesta nos encuentra en un momento sereno y vital. Sereno porque muchas situaciones dolorosas parecen ir pasando a los recodos de la historia y vital, porque manteniendo nuestras opciones de siempre, caminamos hacia la búsqueda de lo inédito. Fuertes en la vivencia de la Santa Palabra, de los carismas de nuestros fundadores y fundadoras y en la fidelidad a Cristo en la cruz de tantos hermanos y hermanas de la exclusión y el margen.
Por favor, les pido una oración intensa por la CLAR, por su presente y su futuro, por su próxima Asamblea y por el Congreso que queremos marque un hito en la historia de nuestras vidas y en la historia de América Latina y el Caribe. En lo que de más original ha dado el continente a la Santa Iglesia: el rastreo de la vida de Dios desde el sufrimiento de los inocentes, de las víctimas y de los sin voz. Los anhelos de liberación presentes en el corazón de todo hombre y toda mujer de Dios, invadan nuestras vidas de la mística fascinación por Cristo y de la fuerza singular del Espíritu, conduciéndonos como discípulos y misioneros, para seguir siendo defensores sin condiciones de la vida.
Feliz aniversario. Lo celebraremos juntos oficialmente en Junio, cuando desde nuestra Asamblea y nuestro Congreso, nos ilumine un horizonte inspirador, que nos ayude a seguir andando en esperanza y fortaleza.
Un abrazo y feliz oro
Ignacio Madera Vargas, SDS
Presidente de la CLAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *