Comienza la 38ª Semana Nacional de Vida Consagrada

semana381Son muchos los medios de comunicación que estas últimas semanas se han hecho eco de este acontecimiento de Iglesia. Esta edición, si cabe, viene cargada de un interés especial.

Fiel a la cita durante la semana de Pascua, hoy, a las 5 de la tarde, comienza la Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada, organizada, desde hace 38 años, por el Instituto Teológico de Vida Religiosa de Madrid.

Sin duda, uno de los momentos anuales esperados por la vida religiosa de nuestro país que ha alentado e inspirado el caminar de la vida consagrada de España y de tantos lugares de latinoamérica durante el post-concilio.

El tema elegido para esta edición ha sido, en sintonía con el año Paulino que se está viviendo en la Iglesia, “Sois una carta de Cristo (2 Cor 3,3): misión y transmisión”; por una parte se quiere así celebrar en año paulino desde la perspectiva de la vida consagrada y, así mismo, desarrollar la propuesta n. 24 de los Padres del último Sínodo: “En la escuela de la Palabra la vida consagrada redescubre contínuamente su identidad… ella misma es una palabra con la que Dios sigue hablando a la Iglesia y al mundo”:

“En la escuela de la Palabra la vida consagrada redescubre contínuamente su identidad y se convierte en “evangelica testificatio”. Llamada a ser “exégesis viviente” de la Palabra de Dios, ella misma es una palabra con la que Dios sigue hablando a la Iglesia y al mundo” (Proposición, n.24).

EL TEMA
El tema de este año conecta con el del año pasado (“En la Escuela de la Palabra”) y lo especifica, intentando mostrar cómo la vida consagrada puede ser “hoy” una palabra de Dios para la sociedad y la Iglesia, o dicho con palabras de Pablo -cuyo centenario queremos también celebrar- “una carta de Cristo”. Creemos que aquí se encuentra la gran clave que revitalizará la vida consagrada en nuestro tiempo: mensaje y transmisión del mensaje.

“Misión”: palabra inquietante que nos revela la condición “misiva” de aquello que somos: como una carta escrita, sellada y enviada por Dios hacia un destino preciso.

La carta ha de llegar a su destinatario y no quedar allá amontonada entre los pape-les de su mesa, o perdida en un rincón. La carta está ahí… para ser leída… para ser buena noticia, para expresar cuánto ama Dios. La carta abre los ojos, cuando es abierta, leída y comprendida. Y descubre que unos ojos lloran y un corazón se con-mueve. Por algo decía Pablo a los corintios: “Sois carta de Dios”. Nos lo dice también hoy a quienes formamos la vida consagrada de este nuevo milenio que co-mienza.

EL MÉTODO
Queremos que la Semana sea como un gran ejercicio colectivo de “lectio viva” de las cartas auténticas de san Pablo. La metodología interactiva y participativa ayudará a ello.

Después de la iluminación de cada tarde, será entregada a cada uno de los participantes una de las cartas -cuidadamente estructuradas y presentadas-, para que sean objeto posterior de reflexión, meditación, actualización y oración personal y grupal. Los talleres nos harán profundizar de modo particular el mensaje de las cartas y de la carta que es hoy la vida consagrada.

EL DESARROLLO
Contaremos con un excelente grupo de especialistas en los escritos paulinos y en los procesos de revitalización de la vida consagrada en nuestro tiempo. En este sentido las ponencias se complementarán mutuamente: El mensaje de la carta a los Tesalonicenses será abordado en doble perspectiva por Carmen Bernabé y Antonio Sánchez Orantos; el mensaje de Gálatas por Severino Blanco y Antonieta Bruscato; el mensaje de Corintios por Jesús María Lecea y Aquilino Bocos Merino; el mensaje de Filipenses por Elisa Estévez y Toni Catalá; el mensaje de Romanos por Megan Mckenna; el mensaje global por el equipo del profesores del Instituto Teológico de Vida Religiosa; y finalmente el resultado del trabajo de los talleres.

EL ICONO
El gran artista de la liberación Maximino Cerezo Barredo, nos ha regalado un año más la imagen, el icono de la Semana 38. En la gran pancarta vemos representada la vida consagrada mundial, en su variedad cultural, formal,y en su juventud prometedora. Pablo la encara diciéndole que es “una carta de Cristo” y diciéndole que esa es su “misión” y que solo la realizará si es “transmitida” a los destinatarios. Allá en el fondo está nuestro planeta en todas sus coordinadas como destinatario del mensaje.

LA INSCRIPCIÓN
Las inscripciones todavía se pueden realizar in situ. Teléfono: 91 540 12 73 Fax: 91 540 12 28. Correo-e: secretaria@itvr.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *