“Docere audeo”, 46º Capítulo General de los Escolapios

escolapiosEn la localidad española de Peralta de la Sal, en Huesca, se ha abierto hoy el 46º Capítulo General de los Escolapios, la Orden fundada en el siglo XVII por san José de Calasanz (1557-1648). En este Capítulo, que se prolongará hasta el próximo 25 de julio, se conmemora también el 40 aniversario del “Capítulo General Especial”, que tuvo lugar en Roma entre los años 1967 y 1969 con el objetivo de aplicar a la vida y a la misión del instituto, la doctrina y las orientaciones del Concilio Vaticano II.

Según recordó el padre general de la Orden de los Escolapios, P. Jesús María Lecea, “esta feliz coincidencia –señala en la carta enviada a todos los miembros de la Orden- nos lleva a mantener vivo entre nosotros, con fidelidad y creatividad, el espíritu conciliar que impregnó a toda la Iglesia y que, por indicación de la misma Iglesia de hoy a través de las orientaciones de sus Pastores, sigue animándola también en el momento presente. Crecer en eclesialidad es seguir creciendo en espíritu Conciliar”.

El significado del Capítulo General queda descrito en las Constituciones (nn. 216-218) de la Orden de los Escolapios, recordando que el Capítulo General “es el órgano supremo de la Orden, que se convoca en el tiempo establecido por las Reglas (en su número 403 establecen que sea cada seis años)”, para examinar el estado de la Orden y dar cuenta del gobierno y administración desde el último Capítulo celebrado; para la elección del Prepósito General y sus Asistentes; y para dictaminar sobre las proposiciones presentadas, estudiar los asuntos más graves, planificar las actividades del Instituto y revisar nuestra legislación.

El lugar de la celebración, Peralta de la Sal, prolonga de alguna manera la vivencia intensa, alentadora y entrañable que ha caracterizado a la Orden. Pero sobre todo en la misma Peralta, tuvieron lugar las celebraciones del 450 aniversario del nacimiento del Fundador San José de Calasanz (1557-2007) durante todo el año 2007. Peralta -lugar donde se conserva la pila bautismal del santo-, tiene un sello bautismal que reafirma la vocación escolapia, en sus orígenes y en el presente, para mirar con simpatía y amor el mundo actual y sus gentes, sobre todo a los niños y jóvenes pobres.

La Orden de los Escolapios, fue fundada en el siglo XVII por S. José de Calasanz, dedicada al apostolado de la educación de los niños y jóvenes, preferentemente pobres, al que se consagran con un cuarto voto especial. S. José de Calasanz, declarado en 1948 por el Papa Pío XII “Patrono Universal de todas las escuelas populares cristianas del mundo”, tiene la gloria de haber abierto el 1597 “la primera escuela pública popular gratuita en Europa” (Von Pastor). Proclamó el derecho a la educación de todos los niños y luchó por ella, siendo perseguido por este motivo. Pero al mismo tiempo tuvo un éxito espectacular por responder a los retos y expectativas de su tiempo.

En 1617 se fundó la Congregación Paulina de Clérigos Regulares Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías (el nombre paulina viene del Papa Paolo V que la aprobó), que Gregorio XV elevó a Orden Religiosa en 1621 con el nombre actual. Pronto se extendió por toda Italia y Europa central. Actualmente se encuentra en cuatro continentes (Europa, Asia, África y América) y 32 naciones, con 1421 religiosos.

En el ámbito del tema general de la asamblea del Capítulo General de los Escolapios se hablará de la educación a los niños pobres, del perfil de la escuela escolapia, de la importancia de las escuelas en clave pastoral, de la educación, y del Ministerio escolapio. Asimismo, se analizarán temáticas relacionadas con la estructura de la Orden, la pastoral de vocaciones de San José de Calasanz, y el desarrollo de la relación con el laicado. Durante las tres semanas que durará el capítulo “Docere audeo” (oso enseñar) se reflexionará sobre el carisma escolapio vivido como servicio primario a la persona y a la sociedad, poniendo especial énfasis en el papel de la instrucción para el crecimiento humano, espiritual y social de las generaciones más jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *