39ª Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada. “La casa de todos. Comunidad: misión y morada”

Posted by Fernando Prado, cmf on 5 febrero 2010 under formacion, noticias | Be the First to Comment

poster_39_semana_nacional_de_vr_2010_mediano1 (www.itvr.org.-) Los días 6 al 10 de abril de 2010 (Semana de Pascua) tendrá lugar en el Salón “Angel Herrera” la 39 edición de las Semanas Nacionales de Vida Religiosa. Este año el tema es “La casa de todos. Comunidad: misión y morada”.

Esta nueva edición lanzará una perspectiva diferente para abordar el tema de la revitalización de las comunidades. ¿Es tu comunidad un lugar o un no-lugar? ¿Es un espacio de identidad y pertenencia, o solo un lugar para residir? ¿Es tu morada, o tu pensión? ¿Es casa para todos o fortaleza cerrada e inaccesible? Retomamos el tema de la Comunidad pero desde una perspectiva singular: la casa, o la “oikos” griega o la “domus” latina. Sabemos la importancia antropológica, política y eclesiológica de todos aquellos términos derivados de estos términos: oiko-log-ia, oiko-nomia, par-oikia, doméstico, domicilio etc.. La “casa” nos servirá como punto focal para una reflexión multidisciplinar sobre la comunidad, que habita en la “casa”. La “casa” es un espacio, un lugar antropológico de identidad y pertenencia. Los no-lugares -aquellos en los que uno no se identifica, ni pertenece- no pueden ser llamados “casa”. La comunidad se salvará cuando construya sabiamente su casa.

Son tales las resonancias bíblicas de este tema que hemos dividido la Semana en cinco subtemas que expresan la inspiración bíblica de cada uno:

“¿Dónde moras? (Jn 1,38)
“El Espíritu llenó toda la casa” (Hech 2,2)
“La Sabiduría ha construido su casa” (Prov 9,1)
“Una casa dividida no podrá subsistir” (Mc 3,15)
“Dios abre su casa a todas las naciones” (Is 56).

En este contexto queremos reflexionar sobre la comunidad como misión, en primer lugar, y como morada, en segundo lugar. Pensadoras y pensadores nos ayudarán a ello.

La misión configura nuestras casas (Antonio Bellella) y configuró la casa de Jesús cuando evangelizaba el Reino (Inmaculada Rodríguez Torné). Por eso, la primera característica de la casa es ser “casa misión” ¡también en la vida contemplativa! Esa casa es cenáculo, observatorio, lanzadera (Ignacio Madera Vargas) y ha de estar “estratégicamente” inserta en la ciudad y en la iglesia local (Mons. Raúl Berzosa), y en las periferias, desiertos y fronteras (José Vico), es la casa de la hospitalidad, que se hace presencia y acogida (Mari Camen Martínez).

La casa es también lugar de identidad y pertenencia, morada, espacio para la privacidad, para la intimidad, para el encuentro, para la inspiración (Amedeo Cencini), es casa y escuela de diálogo de vida (Amelia Kawaji), espacio interconectado a través de las tres pantallas -TV, Ordenador y teléfono móvil- con sus posibilidades y adicciones (Caterina Cangià).

La casa de la comunidad religiosa no es un espacio cerrado sino abierto, lugar de encuentro entre los diferentes, signo e instrumento de un mundo diferente, de un planeta tierra “oikos” de todos, donde se superan las fronteras no solo entre los seres humanos, sino también entre la especie humana y las demás especies. Es la casa ecológica, el sueño Dios sobre el planeta azul (Santiago Agrelo).

Las reflexiones -Ponencias- irán acompañadas de experiencias y talleres:

La casa de Jesús (Rosaura Rodrigo)
La casa de María (Teresa Hernando)
La casa de la Trinidad y de los cautivos (Ignacio Rojas)
La casa de la mujer marginada (Inmaculada Soler)
La casa de los niños sin casa (Inmaculada Fernández)
La casa de los mayores (Pascual Hernando).

Concluiremos la Semana con una síntesis -que condense las reflexiones y los trabajos de los talleres que se titulará: “Cuando la Sabiduría hace de nuestras casa-comunidad su lugar de misión y su morada”.

Agradecemos al P. Maximino Cerezo Barredo ilustrar con su arte el cartel de la 39 Semana. Las misteriosa manos del Abbá ofrecen una casa para todos: es la casa donde la Alianza habita, a la que la Alianza envuelve, en la que todo el mundo se refleja, en donde el gran sueño se vuelve maqueta, miniatura, realidad. También el logo de nuestro Instituto es la casa con las puertas abiertas.

Un vez más el P. Luis Alberto Gonzalo, director de la revista Vida Religiosa y profesor de nuestro Instituto Teológico de Vida Religiosa, será el moderador de la Semana. La dinamización correrá a cargo, una vez más, del presbítero Pablo Agustín Genovés.

Esperamos que este proyecto sirva a la revitalización de las comunidades desde el redescubrimiento de “la casa”, la “oikia”, como regalo que hay que cuidar y espacio en el que hay que introducirse para pertenecer, identificarse y lanzarse a la misión.

José Cristo Rey García Paredes, cmf

Director del ITVR – Univ. Pontif. Salamanca

Add A Comment