LEGIONARIOS DE CRISTO: ACEPTACIÓN-REPROBACIÓN-FUTURO

lcLos Legionarios de Cristo han reconocido en una carta-comunicado con fecha de 25 de marzo que su fundador, Marcial Maciel, abusó sexualmente de seminaristas, tuvo una hija con una mujer y probablemente otros dos con otra, por lo que piden perdón a «todos los que han sido perjudicados, heridos o escandalizados por su reprobable actuación». Los miembros de la dirección de la Legión de Cristo aseguran que «habíamos pensado y esperado que las acusaciones presentadas contra nuestro fundador fueran falsas o infundadas», pero no ha sido así, por lo que… «no podemos mirar a su persona como modelo de vida cristiana o sacerdotal». Reprueban estos actos, que califican como «contrarios a los deberes de cristiano, religioso y sacerdote»: «No se corresponden a lo que nos esforzamos por vivir en la Legión de Cristo y en el Regnum Christi».

Sin duda, La Legión de Cristo fundada por Marcial Maciel -sacerdotes y seglares asociados en el Regnum Christi- están atravesando un tiempo difícil. Quienes otrora fueron encumbrados hoy viven un tiempo de cruz. Sin duda, estos hombres y mujeres de bien que aman la institución y la obra creada por Maciel, merecen más que nunca nuestra oración y nuestra comprensión. Ellos mismos ponen el futuro en manos de Dios y en manos de la Iglesia. La citada carta ha sido firmada por su actual superior general Álvaro Corcuera y por los más altos responsables y superiores de la institución.

Un comentario

  • Severiano Blanco

    Pienso que a la Congregación como tal nada hay que perdonarle; no es lo suyo pedir perdón, sino “lamentar” haber tenido un fundador que llevó doble vida; únicamente si ha habido cómplices o encubridores de ello, y por tanto traidores a la Congregación misma y a la iglesia, a ellos corresponde pedir perdón. Es deseable que la institució se administre bien esta cura de humildad y reemprenda su camino carismático recogiendo lo mejor del proyecto fundacional puesto en marcha por Maciel y otros compañeros. Unas debilidades
    concretos de una persona no invalidan automáticamente todas sus intuiciones y proyectos; fundadores de alguna orden muy benemérita terminaron rompiendo con la comunión eclesial. Jesús decía que sus discípulos deben cumplir lo que enseñan los escribas fariseos, por muy incoherentes que ellos sean. Querida Legión de Cristo: os deseo una vigorosa y certera “refundación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *