“SENTIRE CUM ECCLESIA”

pascuaEl Jueves Santo de este año tiene un carácter especial para los ministros ordenados seculares y religiosos que nos empeñamos, ayudados por la gracia de Dios, en vivir el ministerio recibido lo mejor que sabemos y podemos.

Nos sentimos unidos a la Iglesia en sus gozos, esperanzas y también en sus momentos de Cruz. Los casos dolorosos de pederastia y abusos cometidos por algunos hermanos nuestros sacerdotes o religiosos, causando un daño infinito a niños, adolescentes, familiares y a toda la sociedad en conjunto son, sin duda, terribles. Quizá la Iglesia no ha actuado correctamente en todos los casos, pero las no siempre bien contrastadas, ligeras y malintencionadas acusaciones… …que se hacen contra ella como institución y contra quien es su cabeza más visible, el Papa Benedicto XVI son, la mayoría de las veces, injustas.

El Papa ha hablado con claridad y firmeza: todo esto ha de quedar en manos de la justicia divina y humana. Nosotros no podemos sino reconocer la culpabilidad que corresponda (no otra), ayudar a sanar el dolor de las víctimas y mirar al futuro con el vivo deseo de poner medios para prevenir y que no se vuelvan a repetir cosas así. Evidentemente, no podrá faltar en la Iglesia la mirada indulgente y misericordiosa (¡la esencia del Evangelio que predicamos!) para con los que han caído en la seducción del mal, de la violencia o del crímen; máxime cuando detrás de ello hay enfermedades mentales y psíquicas.
Sentir con la Iglesia hoy es unirse al dolor de nuestra madre, que sufre por lo sucedido. Sentir con la Iglesia es vivir y acompañar el momento de cruz de las víctimas de los abusos, unidos a Cristo, poniendo justicia y verdad. Sentir con la Iglesia es orar por el Papa y con el Papa en esta hora dolorosa especialmente para él. Sentir con la Iglesia es unirse al dolor de tantos sacerdotes que celebran hoy el Jueves Santo en medio de una dura campaña por destruir su imagen.
La imagen de los sacerdotes ha sido muy sacudida por los casos acontecidos pero, sobre todo, se ha visto dañada por la intencionada amplificación desproporcionada y alarmista que se ha hecho de todo esto por parte de no pocos medios de comunicación (movidos tal vez por otros intereses), ignorando u ocultando los datos reales sobre el asunto. Sentir con la Iglesia es también denunciar esto y desenmascarar las no siempre honestas intenciones. Es orar por los que están, Dios sabe por qué razones, contra la Iglesia. Sentir con la Iglesia es denunciar a quien tira la piedra y esconde la mano; a quienes siembran relativismo y superficialidad en torno a dimensiones importantes de la persona e invitan a quitar todo freno al pudor, a una consideración sana de la sexualidad y, ahora, se alarman de que la fuerza de una vivencia de la sexualidad mal enfocada y culpablemente “ensalzada” deje cadáveres en la carretera.

Sentir con la Iglesia es empeñarse en volver siempre a Jesús, a sus actitudes, a su vida, a su paradigmática historia. Sentir con la Iglesia es hacerse pequeños, humildes, conscientes de nuestro límite y pecado. Sentir con la Iglesia es, en definitiva, purificarse y a prender a no sacar tanto pecho de una santidad siempre constuyéndose y rara vez lograda. Sentir con la Iglesia es ir aclarando la voz para entonar con fuerza el Aleluya el sábado por la noche y dejarse llenar por la alegría y la fuerza del Resucitado. La cruz, la muerte, el pecado y el mal no tienen la última palabra. Los creyentes sabemos que la victoria final es de nuestro Dios y del Cordero. Feliz Pascua.

6 comentarios

  • Es cierto, en los medios la noticia de abusos por parte de sacerdotes y religiosos se transmite nás para escandalizar que para hallar la verdad. Prueba de ello es el mismo rasero con el que se pretende medir a todos, culpables y no culpables, con el fin exclusivo de dañar a la Iglesia y crear aún más víctimas.

  • desenmascarador

    Que conste que no quiero decir con lo que he dicho que los abusos no existan o que no sean crímenes. Lo son y terribles, como dices, y hay que juzgarlos y que se cumpla conla justicia humana. La divina sabemos que es misericordiosa, sobre todo con los enfermos mentales.

  • desenmascarador

    Hay que desenmacarar esa mano negra dabólica que quiere hacer daño a la Iglesia difamando y sembrando la duda en la gente sencilla. Uno de los agentes de esa campaña es, sin duda, el PSOE y sus medios de comunicación. Otro, ue no es del PSOE pero mantiene la campaña descaradamente por puro resentimiento eclesial es el portal RELIGION DIGITAL

  • ana maria matellán

    Gracias por el comentario. Felicidades en este Jueves Santo, por ser fiel a tu vocación y por ser sencillo y cercano.

  • miguel sanz

    Los crímenes y casos sucedidos son terribles, ciertamente. Pero, como tú dices, las acusaciones son desproporcionadas e injustas contra la Iglesia. La generalización intencionada es una acción diabólica que raya con lo enfermizo. Creo que un sencillo contraste de los datos, curaría de alarmismos, injusticias contra el clero, etc Ya está bien de zurrar a la Iglesia siempre.

  • arturo ruiz

    Gracias, P. Fernando por este sabio y bonito comentario. Se ve que sientes con la Iglesia. Muchas Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *