HNA. JULIA GARCÍA MONGE (CONFER): ¡FELIZ VERANO!

Posted by Fernando Prado, cmf on 16 julio 2010 under espiritualidad, opinión | 3 Comments to Read

(confer.es) “El Séptimo día Dios tuvo terminado su trabajo
y descansó en ese día de todo lo que había hecho” (Gen 2,1)

El descanso y el trabajo aparecen unidos en el relato de la creación. La tarde y la mañana marcan los tiempos “creativos”. El autor sagrado presenta a Dios al caer la tarde contemplando y valorando su obra: “… y vio que era bueno”. Antes de continuar el paso siguiente, Dios se detiene y toma distancia frente a lo realizado para mirarlo, para deleitarse. De nuevo cada mañana comenzará su tarea hasta que todo quede terminado, hasta que llegue el día séptimo y descanse de todas sus tareas y sea ya el amor contemplativo lo que permanezca.

Hechos a su imagen y semejanza, los religiosos y religiosas no somos menos sensibles que los demás a ese desgaste que lleva consigo todo trabajo. Comprometidos con tantas actividades, sea cual sea su matiz, necesitamos la alternancia de trabajo y de reposo y es necesario saber planificarlo. Si las tardes del Génesis representan una mirada sobre lo realizado, las mañanas son una mirada a lo que todavía queda por realizar. El reposo no es solo punto final del trabajo, es también punto de partida para lo que se habrá de emprender. Sin ese espacio luminoso y contemplativo, verdaderamente creativo, se corre el peligro de una deshumanización progresiva y de un desequilibrio en la vida personal y comunitaria.

Ya el mismo Aristóteles reconocía en el “reposo” un “signo de expresión de posibilidades humanas”. ¿No estaremos necesitados los religiosos de tiempos de sosiego que nos ayuden a recrear el amor, la comprensión, la atención al otro? ¿No estaremos necesitados de un espacio tranquilo donde podamos contemplar la vida con la mirada de Dios? Muchos hermanos nuestros dedicarán tiempo de sus vacaciones a servir y ayudar a los demás: campamentos, voluntariado, experiencias de misión… en definitiva presencias entre los más débiles, que son esperanza y testimonio de la presencia de Jesús. Será, también, un tiempo de reposo para el descanso y el disfrute, para el gozo compartido con la familia y la comunidad.

Volveremos de nuevo a nuestros quehaceres con la novedad que nos ha aportado la contemplación del trabajo realizado, con la alegría de habernos dejado encontrar por la persona de Jesús y su pasión por el Reino, con el gozo de un encuentro festivo con las hermanas y hermanos de comunidad.

Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, y nos alegra parecernos a Él en este saber descansar. Y ¡cómo le gustaría a Dios que todos sus hijos e hijas pudieran experimentar esta realidad! Su trabajo necesita ser continuado por todos y también su descanso.

Desde la sede de la CONFER os deseamos un feliz verano.

Hna. Julia García Monge

Secretaria General de CONFER

Add A Comment