RELIGIOSOS EN CRISIS O CRISIS DE LOS RELIGIOSOS (Juan Rubio, director de Vida Nueva)

(vidanueva.es) 22.07.2010.- Un destacado prelado decía no hace mucho tiempo a un grupo que giraba visita de cumplido a su casa, viejo convento desamortizado, que la “Vida Religiosa, tal y como está planteada hoy en la Iglesia, acabará en este siglo; no se puede sostener. El futuro está en los nuevos movimientos. Pasará como con esta casa en donde vivo. Tuvieron que irse porque eran pocos”. Desconocía el obispo que los cuarenta y tres frailes que vivían en donde él ahora vivía solo, fueron desalojados. Y desconocía también que entre los visitantes había religiosas que en su diócesis estaban en lugares a los que era difícil mandar a alguien. Imprudencia doble. Sin pudor y con osadía se escuchan cada vez más estas voces. La tarea de gobierno exige abrirse a un entendimiento mayor, aunque sólo sea por necesidad.

Es verdad que de muchos lugares las congregaciones se están retirando por razones bien distintas. Hay crisis vocacional. Se cierran comunidades, se reagrupan casas de formación, se abandonan obras que en algunos de los pueblos fueron emblemáticas y se cuenta, cada vez más, con los laicos integrados en la espiritualidad genuina de cada congregación. Los capítulos provinciales o generales estudian la fusión de provincias y todo se mueve de cara a números que en Europa descienden, mientras aumentan en países de América Latina, África o Asia. Hay congregaciones que tienen un auténtico problema con el número de sus miembros. Ya hay quien habla no sólo de unir provincias, cosa que algunos han hecho y otros se lo plantean con calendario. También se habla de unirse congregaciones con carisma afín. Incluso ya hay varias experiencias intercongregacionales que se ponen las pilas para ofrecer un modelo distinto para tiempos nuevos. Cuando no se unen bajo el mismo techo, lo hacen bajo el mismo proyecto. Nadie niega la preocupación y a todos ocupa cómo atender obras importantes, llevar a cabo una seria pastoral vocacional y seguir respondiendo a los nuevos retos que la Iglesia y el mundo plantean hoy a la Vida Consagrada.

Por otro lado, cada vez son más las vocaciones en jóvenes para un modelo de Vida Consagrada más cercana al claustro, con rigidez en las formas y cuyo resultado es aún pronto para evaluar. El de Lerma es un ejemplo y se busca repetir esta experiencia en otros lugares, como Madrid. Curiosamente, los nuevos movimientos eclesiales derivan a estos conventos a las posibles vocaciones. Avalancha auténtica que bien puede formar parte de una “hoja de ruta” establecida.

Mientras tanto, en Roma, no hay nada más que ver el Anuario Pontificio para comprobar que los más cercanos colaboradores del Papa son religiosos. Bien es verdad que hay preocupación por quién sustituya al cardenal responsable del dicasterio, un hombre con poco feeling con los religiosos. Se oyen nombres, incluso el de algún español al que quieren deportar para hacer más respirable la situación española. Confiemos en que la reforma curial emprendida por el Papa también llegue a esta realidad rica y exuberante, aunque escasamente numérica, pero que en el siglo XXI tendrá un papel importante. El prelado que da pie a esta crónica debería aprovechar el verano para leer un poco de Historia de la Iglesia. Aprendería mucho más de lo que se imagina. D. Juan Rubio (Sacerdote de la Diócesis de Jaén. Actual director del semanario Vida Nueva)

6 comentarios

  • Raul Baquero,OFS

    Paz y Bien ! ;

    La Vida Consagrada y Religiosa siempre ha existido y existira en la Iglesia de Cristo !lo que sucede es que queromos coger ” el rabano por las hojaas “hay que dejarse de tantas pamplinas y mirar hacia el futuro con una actitud POSITIVA, llena de ESPERANZA y AMOR .

    Lo cierto es que hay VC y muchas !! pero las hay donde se ve el trabajo, la penitencia, la oracion, la entrega desinterezada, el sacrificio diario material y ESPIRITUAL y sobretodo LA FE !!! muchos de estos curas han perdido la Fe….que desgracia !ANDAN POR AHI como civiles con una Master Card en el bolsillo, 3 meses de vacaciones “disfrutando” de la vida luego continuan con una Misa a todo GALOPE y confesiones en parroquias de 5,000 familias los Sab UNA HORA !!pero que se creen !la patadita que la hermana mensiono se las daria pero no en la rodillas …..JPII nos mando; ” id y predicad el Evangelio a todos , SIN MIEDO !!” y el Santo Padre Benedict nos acaba de ORDENAR que SI SOMOS “CRISTIANOS ” tenemos que ser semejantes a Cristo! y al igual que El en la Cruz perdonar y dar AMOR a todos con un testimonio de vida diaria, llevando al Padre a todos los hermanos ! Dios Espiritu Santo esta con la Iglesia Unica de Cristo San Mateo16:15-20 entonces a quien temer ?un fuerte abrazo a todos en Xto y Maria Inmaculada .

    ” Unidos a la Verdad, crezcamos en Caridad “

  • Sr.M.bertilla Saccon

    Carissime,
    non so da chi avete ricevuto la mia e-mail,ma sono contenta di ricevere il vostro bollettino,che lego con molto interesse.
    Se è’ vero che la vita consacrata è in questo mondo il segno della vita scatologica( CF 16) e “che è una aiuola di fiori nel giardino della Chiesa” (Paolo VI?)credo che non moria perché la chiesa ha bisogno di lei,del suo profetismo.Da parte nostra dobbiamo rinnovarci nell’amore,conformarci sempre più a Cristo,ed essergli fedeli sempre nonostante tutto.Vi saluto in Cristo Gesù Sr.M.Bertilla.Crazie di cuore

  • “La Vida consagrada, presente desde el comienzo, no podrá faltar nunca a la Iglesia como uno de los elementos irrenunciables y característicos, como expresión de su misma naturaleza.” (V.C.29,b)

  • Llevo unos cuarenta años estudianto y enseñando teología e historia de la VC en un Instituto de especialización de la Pont. Univ. Lateranense (Roma). Dada mi situación, he tenido la oportunidad, además, de poder conocer la VC en América, Asia y África, además de Europa. Con esto no pretendo hablar “ex cathedra”, ni querer imponer mi visión a otros, sino ofrecer un parecer. Mucho menos todavía, conozco los planes de Dios (Is 55, 8-11). Por otra parte, que la VC esté en grave crisis en una o más partes de la Iglesia, no quiee decir que lo esté igualmente en todas partes; que esté en dificultad mi Instituto, o una parte del mismo, o incluso que pueda desaparecer, o toda una forma de VC, no quiere decir que todos estemos igual o en todas partes. Bastaría ver (y es un dato objetivo) los centenares de experiencias nuevas que están surgiendo en estos últimos dfecenios después del Vaticano II, y las decenas de millares de religiosos y religiosas que se esfuerzan por ser fieles a su vocación en cualquier parte del mundo, incluídos los lugares donde es mayor la crisis.
    Dicho todo esto, soy del parecer que la VC no está muriendo ni mucho menos, no obstante todos los fallos, mediocridades, escasez de vocaciones en no pocas partes, etc.; problemas de los que soy plenamente consciente. Los grupos -como las personas- nacen, crecen y mueren, y hay quienes duran más y quienes menos. Ciertamente, la VC actual, globalmente considerada, está viviendo un momento de cambio epocal bajo muchos aspectos (no es el único en la historia), de transformación; lo cual, sin embargo, no quiere decir que seamos “los últimos de la procesión”. Como ya dijo Juan Pablo II (“Vita Consecrata” nn. 3, 29, 64, 109), la VC tiene un futuro: “¡Vosotros no solamente tenéis una historia gloriosa que recordar y contar, sino una gran historia que construir! Poned los ojos en el futuro, hacia el que el Espíritu os impulsa para seguir haciendo con vosotros grandes cosas” (n. 110a). Y estoy seguro que el Papa tenía más razones y conocimientos que yo para ser, a pesar de todo, realista-optimista.

  • Alvaro Marín

    Ciertamente, Isabel, lo que dices es sensato. No había caído en la cuenta de la sutilidad de este señor. Ahora me explico muchas cosas desde este punto de vista. Gracias por tu aportación.
    Me alegro de que seáis las mujeres las que os quejéis de esto. Algunos parecen empeñados en defender a la vida religiosa contra la propia Iglesia, sus pastores, los movimientos. Es como la queja del hermano mayor de la parábola del hijo pródigo. Es verdad que hay algo de lo que denuncia el señor Rubio, pero eso no es razón para cargar contra los obispos, y menos a costa de enfrentar a los obispos con los religiosos.

  • Isabel

    El director de Vida Nueva es uno de esos que siempre quieren enfrentar a los religiosos con los obispos. Mientras parece querer denunciar lo mal tratados que están los religiosos en nuestra Iglesia, en el fondo, no hace más que utilizar a los religiosos como excusa: lo que le interesa siempre es dar una patadita en la espinilla a nuestros pastores. Ya está bien de estos curas que no hacen más que meterse donde no les llaman. ¿qué sabe este Rubio sobre la vida religiosa? Con ánimo de meterse y sacudir a los obispos, nos utiliza a los religiosos para ir contra ellos. Hay que tener cuidado con algunos que “parecen” hablar bien de la vida religiosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *