SEGUIMOS PREOCUPADOS POR HAITÍ

(fIDES.-) Dos misioneros escriben a la Agencia Fides sobre la tensa y crítica situación de Haití – “En Jimaní, la aldea fronteriza entre la República Dominicana y Haití, se han tomado varias medidas de seguridad para que la epidemia no llegue a la República Dominicana.

El problema de la medida está en la no apertura del mercado fronterizo. Esto impide que la gente sencilla y pobre pueda comercializar y tener algún ingreso para sobrevivir. Lo increible es que los camiones de las grandes empresas siguen penetrando en Haití, mientras que los pobres no pueden vender sus productos en el mercado”: lo escribe a la Agencia Fides desde la Republica Dominicana el P. Demuel Tavarez cMF, que trabaja junto con los voluntarios en la frontera con Haití, en la localidad de Jimaní.

P. Demuel se mantiene en contacto con otro sacerdote, el padre Aníbal Zilli CMF, que vive cerca de Port-au-Prince. P. Demuel informa de que todavía no es fácil conectarse a Internet, y destaca que “la psicosis del cólera es muy grande.

En todos los medios de comunicación ocupa un gran espacio y se habla con alarma de esta enfermedad. Se dice que los muertos son muchos más de mil, y que todavía no se ha detenido su difusión. También aquí, en la frontera con Haití, la situación es muy crítica”. “La tensión es tan grande – dice el P. Demuel – que me han informado de una pelea en la Universidad de Barahona, donde los estudiantes han agredido a un chico un sólo porque era de Haití, y los de Haití se dice que ‘llevan el cólera’.

Con la ayuda de uno de mis hermanos hemos conseguido tranquilizar los ánimos y el chico ha sido ayudado”. “Aquí en la frontera todavía no hay ningún caso de cólera declarado, pero transcribo lo que me ha enviado el padre Aníbal de Kazal”, concluye el padre Demuel.

Padre Anibal Zilli escribe: “El cólera sigue avanzando y día a día la situación se va poniendo más tensa. Ha habido manifestaciones en contra de las tropas de la ONU, porque se les acusa de ser los culpables, sobre todo al grupo de Nepal.

Según los informes ha habido más de 1.000 muertes y más de 10.000 contagios. Aquí en Kazal han aparecido 7 casos declarados y otros casos han sido ingresados en el hospital”. Kazal está aproximadamente a 2 horas en coche de la capital, y es un centro de 20.000 habitantes. Los claretianos tienen una parroquia y realizan obras de carácter social y asistencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *