MIGUEL MIRÓ MIRÓ, NUEVO PRIOR GENERAL DE LA ORDEN DE LOS AGUSTINOS RECOLETOS

Hoy, día 10 de noviembre, después de un tiempo de revisión, discernimiento y andadura en el capítulo general de la orden, los Agustinos Recoletos han elegido como nuevo Prior General de la Orden al tarraconense P. Miguel Miró Miró, quien hasta ahora era Vicario General de la Orden, Presidente del Secretariado general de espiritualidad y encargado general de las fraternidades seglares de la Orden.

El P. Miguel Miró estaba presidiendo el Capítulo General que están teniendo los recoletos en Monachil (Granada). Sucede en el cargo al alavés Javier Desiderio Guerra Ayala, que ha ocupado este servicio los últimos doce años.

El P. Miguel Miró pertenece a la provincia de San Nicolás de Tolentino. Nacido en Vinebre, Tarragona, ingresó en la orden en 1972, a los 23 años, después de haber estudiado la carrera de arquitectura técnica. Ordenado por Mons. Cirarda, en una primera etapa de su vida ministerial fue maestro de novicios y después maestro de profesos. Más tarde, en 1995 fue enviado a Roma, donde estudió la licenciatura en Teología Espiritual en la Universidad Gregoriana. Al volver sirvió como Prior provincial durante dos mandatos antes de ser elegido para el cargo de Vicario General de la Orden.

Los 38 agustinos recoletos elegidos para diseñar el futuro de la Orden en los próximos seis años han propuesto como objetivo “revitalizar la Orden desde la identidad carismática para cumplir mejor la misión evangelizadora”. Para lograrlo invitan a los 1.200 religiosos de la institución a abrirse a una experiencia profunda de Dios y a reorganizar los organismos e intensificar la comunión entre ellos y con toda la Iglesia.

Han encargado al prior general y a su consejo impulsar la vivencia de su carisma con motivo del centenario de la aprobación del Breve “Religiosas Familias” (documento por el que los agustinos recoletos fueron constituidos orden religiosa en 1912, si bien su origen se remonta a 1588).

Entre los puntos aprobados destaca la apremiante llamada a confiar en Dios y a vivir radicalmente el Evangelio para crecer en la vida espiritual y buscar la armonía entre la oración, la vida comunitaria, el estudio y la misión. Así por amor a Cristo y por la fuerza del Espíritu los religiosos podrán afrontar sus dificultades desde la fe, con humildad y espíritu de sacrificio, viviendo con gozo los votos de castidad, pobreza y obediencia al tiempo que muestran la alegría de la resurrección.

Por otra parte, han determinado que se inicie un proceso de revitalización de la Orden que incluya la revisión y adaptación de sus estructuras para que favorezcan la vida consagrada y la vivencia radical del carisma. Este proceso se realizará en un clima de diálogo y discernimiento comunitario y señala unas pautas para llevarlo a cabo a lo largo del sexenio.

La Orden acoge la invitación de la Iglesia para llevar a cabo con más empeño la “Nueva Evangelización” y anima a los religiosos a una conversión pastoral que exige pasar de una “pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera” (Doc. Aparecida 370), uniéndose con decisión y valentía a las orientaciones de la Iglesia universal y de las iglesias locales.

También se pide a los religiosos que trabajan en la pastoral misional que fortalezcan el crecimiento espiritual de las comunidades misioneras, enfatizando la evangelización como fuente de fraternidad y promoción de la dignidad humana.

Los religiosos que participan en el Capítulo han tomado conciencia de que el apostolado educativo tiene pleno sentido en el carisma agustino recoleto y se erige hoy en una de las mejores y necesarias plataformas evangelizadoras, especialmente de las jóvenes generaciones. Por eso exigen un compromiso renovado y piden al prior general que declare en el sexenio un “Año de apostolado educativo agustino recoleto”.

Los agustinos recoletos, en atenta escucha al clamor de los pobres y para hacer más efectivo el apostolado social de la Orden, piden al futuro superior general que promueva la profesionalización de la ONGd Haren Alde y que dé los pasos pertinentes para su instalación en una sede central propia. A los priores provinciales les piden que fomenten la presencia de la ONGd Haren Alde en los países en que se encuentra la Orden.

Por otra parte, los miembros del capítulo también piden al próximo prior general que designe religiosos que se hagan presentes en los foros sociales y eclesiales para promover la justicia, la paz y la integridad de la creación, en compromiso con la vida digna en todas sus etapas, y que exhorte encarecidamente a las comunidades locales y a los religiosos a que hagan oír su voz profética allí donde les sea posible.

El Capítulo pide al prior general y a los superiores mayores que animen a los religiosos a ser testigos de una autentica “cultura vocacional” y ha propuesto algunas iniciativas para promover la pastoral vocacional y la pastoral juvenil. Entre estas iniciativas cabe señalar la creación de equipos locales y la constitución de un equipo interprovincial que desarrolle planes y programas comunes e impulse el desarrollo de la asociación RAY/JAR. También ha considerado con detenimiento la importancia de la formación inicial y permanente. Los principales retos para la formación inicial son la colaboración entre los equipos de formación de las distintas provincias, la elaboración de un programa de formación propia y un itinerario formativo común.

Igualmente, los agustinos recoletos acogen con alegría a los hermanos y las hermanas que desde su condición de seglares se sienten llamados a vivir la espiritualidad agustino recoleta y les alienta a compartir la misión que la Iglesia ha encomendado a la Orden. En las ordenaciones del Capítulo General se hacen varias propuestas prácticas para impulsar su vida fraterna, su formación y su servicio apostólico.

El Capítulo ha encomendado al prior general que se establezca una oficina de comunicación, que dependiendo del mismo prior general y su consejo y contando con profesionales, organice y coordine las comunicaciones de la Orden. Esta oficina preparará un plan integral de comunicación de la Orden para dirigir su mensaje con claridad y unidad hacia la familia agustino-recoleta y hacia la opinión pública.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *