TRADUTTORE, TRADITORE (OPINIÓN DEL EDITOR)

Posted by Fernando Prado, cmf on 2 diciembre 2010 under opinión | 8 Comments to Read

El pasado día 26 de noviembre, el Papa Benedicto XVI dirigió un discurso a la Unión de Superiores Generales. En la audiencia se encontraba también presente el comité ejecutivo de la UISG. El Papa habló en lengua Italiana y, a fecha de hoy, no ha habido ninguna traducción “oficial” de dicho discurso a otras lenguas. No es difícil encontrar el discurso original en la página web del Vaticano.

Desde “masdecerca.com” ofrecimos una traducción el mismo día, a penas media hora después de que el discurso fuera “colgado” oficialmente en la web del Vaticano. La Agencia Zenit ofreció la noticia con una traducción de algunos párrafos del discurso bien diferente a la traducción que después hizo circular y que también difundió citando a Zenit la agencia de la CONFER (IVICON). Creo que la traducción de Zenit es errónea en algunos puntos fundamentales y escribo estas líneas porque creo que no se trata de una cuestión baladí. El seguramente involuntario error traiciona (traduttore, traditore) y distorsiona la verdad de lo que dice el Papa en su discurso en perjuicio de la propia imagen del Papa.

Quisiera opinar sobre ello y clarificar, en la medida de lo posible, lo que se refiere a este particular, pues llueve sobre mojado y algunos comentarios públicos están incidiendo en ello. Estos comentarios me dejan una sensación que me lleva a pensar si algunos, incluso desde dentro de la propia comunidad cristiana, estuvieran deseosos de que la Madre Iglesia enderezara y corrigiera (a poder ser severamente) a los religiosos y religiosas, queriendo interpretar las palabras del Papa en ese falso sentido que distorsiona la citada traducción. En el fondo, creo que todo esto responde a una inconfesable proyección de ciertas frustraciones de algunos que se empeñan en buscar al enemigo en la propia casa, en vez de afrontar con Hypomoné y desde una sana espiritualidad los embates de la inevitable secularización (la buena y la mala) que todos sufrimos.

Vayamos al tema. Sin duda, suena bien diferente a un hijo escuchar de su padre o se su maestro que le diga: “Haces bien los deberes” que escucharle decir: “¡Haz bien los deberes!”. El tono indicativo estimula, el imperativo acusa y corrige. Si a eso le añadiéramos un tono de voz fuerte, el imperativo sonaría incluso con dureza.

A propósito de las distorsiones que se crean el lenguaje, permítanme recrearme en una anécdota. Cuentan que un sacerdote iba a Roma en avión. Durante el viaje, la bellísima azafata le pregunta: “Té o caffé?”. El sacerdote contesta: “io voglio te, ma la Chiesa dice caffé”. Evidentemente, ese “té” de la azafata no era el mismo “te” del que hablaba el pícaro sacerdote, pero en el lenguaje oral en Italiano, la tilde escrita es imposible de advertir. Obviamente, no es necesario traducir lo que dijo aquel sacerdote.

Pues bien, algo de esto sucede con la errónea traducción del texto del discurso al que nos referimos. En el discurso del Papa no hay ni tono de voz fuerte, ni estilo severo, ni palabras que corrijan a los religiosos, ni nada que se le aproxime. Lo que hay más bien es todo lo contrario: comprensión, estímulo, agradecimiento y palabras de aliento, por mucho que algunos quieran leer lo contrario, queriendo encontrar en la traducción de la Agencia Zenit la confirmación de sus tesis. Yo les invito a que vayan, con honestidad, al texto original y lo comparen con la traducción de Zenit y con la de masdecerca, valorando el conjunto que les voy a presentar y requiere un poquito de atención.

Si alguno tiene más curiosidad, todavía podría visitar la traducción de la Agencia SIC (Servivio de Información Católica) de la Conferencia Episcopal Española, que refrenda también nuestra traducción en perjuicio de la de Zenit.

A la hora de traducir del Italiano al español, algunas veces pudiera caber la posibilidad de confundir un verbo en indicativo con un verbo en imperativo, pero, en este caso, no es así.

Pero vamos a la traducción. El Papa dice en el original italiano (observense todos y cada uno de los subrayados):

siete per vocazione cercatori di Dio. A questa ricerca consacrate le migliori energie della vostra vita. Passate dalle cose secondarie a quelle essenziali, a ciò che è veramente importante; cercate il definitivo, cercate Dio, mantenete lo sguardo rivolto a Lui. Come i primi monaci, coltivate un orientamento escatologico: dietro il provvisorio cercate ciò che rimane, ciò che non passa (cfr Discorso nel Collège des Bernardins, Parigi, 12 settembre 2008). Cercate Dio nei confratelli che vi ha dato, con i quali condividete la stessa vita e missione. Lo cercate negli uomini e nelle donne del nostro tempo, ai quali siete inviati per offrire loro, con la vita e la parola, il dono del Vangelo. Lo cercate particolarmente nei poveri, primi destinatari della Buona Notizia (cfr Lc 4,18). Lo cercate nella Chiesa, dove il Signore si fa presente, soprattutto nell’Eucaristia e negli altri Sacramenti, e nella sua Parola, che è via maestra per la ricerca di Dio, ci introduce nel colloquio con Lui e ci rivela il suo vero volto. Siate sempre appassionati cercatori e testimoni di Dio!

Ahora la traducción de Zenit:

sois por vocación buscadores de Dios. Consagrad a esta búsqueda las mejores energías de vuestra vida. Pasad de las cosas secundarias a las esenciales, es decir a lo que es verdaderamente importante; buscad lo definitivo, buscad a Dios, mantened la mirada puesta en Él. Como los primeros monjes, cultivad una orientación escatológica: detrás de lo provisional buscad lo que permanece, es decir lo que no pasa (cf. Discurso en el Colegio de los Bernardinos, París, 12 de septiembre de 2008). Buscad a Dios en los hermanos que os ha dado, con los cuales compartís (¿Por qué no imperativo?) la misma vida y misión. Buscadlo en los hombres y en las mujeres de nuestro tiempo, a los que estáis invitados a ofrecer, con la vida y la palabra, el don del Evangelio. Buscadlo especialmente en los pobres, primeros destinatarios de la Buena Noticia (cf. Lc 4,18). Buscadlo en la Iglesia, donde el Señor se hace presente, sobre todo en la Eucaristía y en los demás Sacramentos; y en su Palabra, que es vía maestra para la búsqueda de Dios, nos introduce en el coloquio con Él y nos revela su verdadero rostro. ¡Sed siempre buscadores apasionados y testigos de Dios!

Y ahora, lo que consideramos la traducción correcta:

Sois por vocación “buscadores de Dios”. A esta búsqueda consagráis las mejores energías de vuestra vida. Pasáis de las cosas secundarias a aquellas esenciales, a aquellas que son en verdad importantes. Buscáis lo definitivo, buscáis a Dios, mantenéis la mirada dirigida a Él. Como los primeros monjes, cultiváis una orientación escatológica: buscáis las cosas que permanecen, aquello que no pasa. Buscáis a Dios en los hermanos que os han sido dados, con los que compartís la misma vida y misión. Lo buscáis en los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, a los cuales sois enviados para ofrecerles, con la vida y la palabra, el don del Evangelio. Lo buscáis, particularmente, en los pobres, primeros destinatarios de la Buena Noticia (Lc 4,18). Lo buscáis en la Iglesia, donde el Señor se ha hecho presente, sobre todo en la Eucaristía y en los otros sacramentos, y en su Palabra, que es vía maestra para la búsqueda de Dios, que introduce en el diálogo con Él y en la que revela su verdadero rostro. ¡Sed siempre apasionados buscadores y testigos de Dios!

La pista que hace imposible la confusión está en la expresión “lo cercate” (lo buscáis, claramente indicativa). Ese “lo” lo aclara todo. ¿Cómo poder traducir “lo cercate” por “buscadlo”? Imposible. Por si fuera poco, el único imperativo de la última frase: ¡Sed (“siate”, que no “siete”) buscadores y testigos de Dios! es un imperativo con valor indicativo, como sucede al decir “Hoy voy después a misa” dando a ese presente indicativo “voy” un valor de futuro. Evidentemente, la frase imperativa del Papa, fuera de toda duda, es un estímulo y no una reprimenda. Hasta “el más pintao” entiende esa expresión como una llamada que pretende estimular la fidelidad, una invitación a los religiosos a seguir siendo lo que han sido siempre: apasionados buscadores y testigos de Dios. ¿Acaso alguien duda del tono o las intenciones del Papa? Los que estaban allí presentes comprendieron el discurso y su tono perfectamente. De aquella sala Clementina salieron reconfortados, estimulados y felices al comprobar que la falsa niebla que parecía cernirse sobre el horizonte… se disipaba.

Personalmente, estoy convencido de que la Agencia Zenit no ha tenido mala fe al traducir el discurso, a pesar de que alguno me haya insinuado que el artículo que hoy aparece en Alfa y Omega (Arch. de Madrid) firmado por Jesús Colina, pudiera tener algo que ver en todo esto. Ciertamente, Jesús Colina es director de la Agencia Zenit, además de miembro de Regnum Christi (rama o movimiento laical de los Legionarios de Cristo fundada por Marcial Maciel) pero tengo entendido que es un buen periodista y que habla el italiano perfectamente. Si hubiera traducido él mismo el discurso, tal y como también me han insinuado, seguramente lo habría hecho correctamente. Él, simplemente lo ha interpretado en una línea determinada. Yo, evidentemente, no comparto el análisis, pues, además de estar basado en una traducción errónea, creo que se desliza sutilmente y comparte ciertas posturas de poco aprecio a la vida consagrada; forma de vida que abracé hace ya casi 20 años (¡cómo pasa el tiempo) y que vivo, lo mejor que Dios me da a entender, con pasión.

P. Fernando Prado,CMF
(editor de masdecerca.com)

<* P.D.: Quisiera unirme a la invitación que nos hacen Cáritas, Justicia y Paz, CONFER y las Comisiones Episcopales de Migraciones y Pastoral Social en la denuncia a cierta prensa que incluye anuncios de contactos sexuales entre sus páginas “favoreciendo y contribuyendo al negocio lucrativo de la prostitución, tan vinculado a la trata,…siendo cómplices de este mercado de seres humanos”. Mi protesta se dirige al diario ABC que tiene a diario más de 100 anuncios de ese tipo. Además, me gustaría extender esta denuncia al Arzobispado de Madrid y pedirle que, en coherencia con lo que las comisiones Episcopales y entidades de Iglesia denuncian, dejara urgentemente de distribuir el semanario “Alfa y Omega” encartado entre las páginas de reclamos sexuales de dicho diario.

  • arturo pérez roig dijo,

    Gracias por esta aclaración tan iluminadora. La verdad es que estamos hartos de tanta manipulación. Los denostadores de la vida religiosa, ni se conforman ya con lo que dice el Papa que le tienen que manipular el sentido de sus palabras. Corrigen al propio Papa. Dios mío, lo que hay que ver

  • maría p. uriarte dijo,

    Deberíamos escribir y protestar todos los religiosos para que dejen de mandar el alfayomega con el ABC. ¿Alguien sabe a quién hay que dirigirse?

  • arturo pérez r. dijo,

    María, también se podría sugerir que los religiosos dejemos de suscribirnos al ABC.

  • miguel mari ruiz dijo,

    Evidentemente, el Comina ese se ha pasado. Acabo de leer el articulo del alfayomega y es impresentable y, como dices, “sutil”. Ese tio es un peón de alguien que juega al ajedrez con este tema.

  • J. Rovira dijo,

    Ayer estuve hablando con uno de los presentes en primera fila, y que estaba muy atento a lo que decía el Papa en la audiencia a la USG (Unión de Superiores Generales) por la responsabilidad que dicho religioso tiene en la presidencia de dicha organización. Dicho religioso me dijo que el discurso del Papa fue positivo, y nada de “reprimenda”. Los antiguos decían: “intelligenti pauca”: al que es inteligente le basta poco.

  • Francisco Fernández, Madrid dijo,

    Comparto en pleno los argumentos de Fernando: con frecuencia me encuentro con traducciones del italiano que están hechas por quien simplemente “habla” italiano pero que no distingue, y confunde, un imperativo con un indicativo, que en italiano, con frecuencia, tiene la misma forma; y otras cosas. Habría que cuidar más las traducciones (¡incluso algunas de la web vaticana!) pues hacen una función muy importante para la comunicación. Y, desde luego, la traducción de Zenit, que yo también leí, está, cuanto menos, equivocada; no sé si manipulada.

  • Urbano Valero Agúndez dijo,

    La traducción oficial vaticana del discurso del Papa a las Usg/Uisg, a esta (4 de diciembre)fecha está ya en la web del Vaticano y corresponde a la que propugna el P. Fernando Prado. Aparte de todo ello es claro para quien sabe italiano que “siete” es forma indicativa del verbo “essere”, mientras que “siate” es la forma imperativa. Si detrás del indicativo “siete” vienen en aposición otras formas verbales que en sí mismas pueden ser o indicativas o imperativas, es claro que el “siete” inicial obliga a interpretarlas también como indicativas. Sí, “traduttore”, “tradittore”. Gracias por la perspicacia. UV

  • TRADUTTORE, TRADITORE (II): POR FIN, LA TRADUCCIÓN OFICIAL | dijo,

    […] traducción confirma lo que decíamos y denunciábamos desde este […]

Add A Comment