HOMENAJE AL P. EUSEBIO HERNÁNDEZ EN ROMA

En el marco del VII Encuentro para personas consagradas de lengua española celebrado ayer en el Claretianum de Roma, el P. Eusebio Hernández, recién nombrado Obispo de Tarazona, fue homenajeado por los numerosos consagrados y consagradas asistentes al acto organizado por la Editorial católica Publicaciones Claretianas con motivo de la presentación del libro del Prof. José Rovira titulado “La vida consagrada hoy”. Un libro que saldrá próximamente a las librerías en España.

El Aula Magna del Claretianum estaba llena al completo. Incluso había personas de pie y sentadas en el suelo para escuchar las cualificadas palabras del P. Rovira y de los que participaron en la mesa. El P. Alday, Director del Instituto Teológico dio la bienvenida a los asistentes y cedió la palabra a Monseñor Tobin, que, en nombre de la CIVCSVA saludó y agradeció expresamente a la editorial y al Claretianum la organización de este encuentro anual que sirve de foro de reflexión y estímulo para la vida consagrada. En sus palabras, Mons. Tobin alabó el libro y recomendó vivamente su lectura a todos las personas consagradas por la sabia, profunda y certera lectura que hace en él el P. Rovira del postconcilio y del momento actual. Por su parte, el P. Abella, Superior General de los claretianos y Vice-presidente de la USG, presentó al P. Rovira y el contenido del libro, haciendo comentarios a las intuiciones de fondo que el libro propone y resaltando la “visión” y proyección hacia “un futuro en esperanza” al que el libro alienta.  

El P. Rovira pronunció una brillante conferencia sobre el tema del libro que fue aplaudida largamente. Tras sus palabras, el P. Eusebio Hernández fue llamado a subir al estrado para recibir un obsequio y para que sus hermanos y hermanas consagrados le dieran una cálida y sincera felicitación pública. El nuevo Obispo de Tarazona agradeció al P. Fernando Prado, director de la editorial, “esta muestra de amistad y este homenaje y despedida”. Emocionado, el P. Eusebio agradeció a todos los asistentes el cariño recibido en tantos años. En sus palabras quiso hacer “expresamente” un reconocimiento a la labor de los Misioneros Claretianos por su trabajo de animación de la Vida Consagrada del mundo. “Llevo -dijo- más de 35 años trabajando en la Congregación de Religiosos. Conozco bien a los claretianos y creo que la Iglesia les debe mucho, muchísimo, por el inmenso trabajo que han realizado y siguen llevando a cabo por la vida religiosa de todo el mundo, a través de sus publicaciones y de sus institutos teológicos de vida consagrada, como este Claretianum en el que estamos, el de Madrid, el de Filipinas y los que están surgiendo en India y en África. La vida religiosa os debe tanto… Espero poder seguir manteniendo mi profunda amistad con vosotros. Gracias a todos, de corazón, y gracias a todos los que estáis aquí por tanto cariño recibido”.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *