MONS. VICENTE JIMÉNEZ ZAMORA, NUEVO PRESIDENTE DE LA COMISIÓN EPISCOPAL DE LA CEE PARA LA VIDA CONSAGRADA

Posted by Fernando Prado, cmf on 1 marzo 2011 under noticias | Read the First Comment

(Ecclesia.-) El actual obispo de Santander sustituye al frente de esta comisión episcopal a D. Jesús Sanz Montes, que ocupó el cargo dos trienios consecutivos.

Monseñor Vicente Jiménez Zamora nació en Ágreda (Soria) hace 67 años. Fue sacerdote de la diócesis de Osma-Soria desde 1968 a 2004. Es licenciado en Teología Moral, Filosofía y Teología. En su ministerio sacerdotal trabajó en la Pastoral Parroquial, en el seguimiento del clero, en la vida consagrada, en la enseñanza y en cargos de gobierno. 

Fue ordenado obispo el 18 de julio de 2004 y durante tres años fue obispo de Osma-Soria. Desde 2007 es el obispo de Santander.

 “Me ha cogido de sorpresa –ha declarado el obispo–. No me esperaba esta elección por parte de mis hermanos obispos… no me considero digno… pero acepto este cargo con espíritu de servicio a la Iglesia y, sobre todo, a la Vida Consagrada que es una gran riqueza para nuestra Iglesia… La vida consagrada es una realidad muy amplia y también muy rica, porque la vida consagrada pertenece a la riqueza de la Iglesia que el Señor ha fundado”.

Desde masdecerca.com damos la más cordial bienvenida y nuestra más sincera Enhorabuena a Monseñor Vicente Jiménez. Enhorabuena también a toda la vida consagrada de España. Sabemos que Mons. Vicente ama a la vida consagrada y se le nota en sus escritos. Tenemos en él un animador convencido de que la vida consagrada es un don para la Iglesia. Como prueba de ello facilitamos  aquí el link de las tres últimas cartas pastorales dirigidas a su Diócesis con motivo de la jornada de la vida consagrada.

Click para leer la Carta de 2011

Click para leer la Carta de 2010

Click para leer la Carta de 2009

  • miguel mari ruiz dijo,

    Enhorabuena, monseñor. Esperemos que usted venga con ganas e ilusión de animar nuestra vida religiosa. De cerca descubrirá lo que su antecesor no consiguió: el amor que los religiosos tienen a la Iglesia, al Papa, a los obispos, a Cristoy, sobre todo, a la humanidad.
    A ver si es usted capaz de animar lo que Monseñor Sanz desanimó durante tantos años, habiendo confundido comunión con obediencia y animación con control.

Add A Comment