ENTREVISTA CON JOSÉ CRISTO REY GARCÍA PAREDES, DIRECTOR DEL ITVR: 40ª SEMANA NACIONAL DE VIDA RELIGIOSA

(vidareligiosa.es-) La revista Vida Religiosa ha realizado una entrevista al P. J. Cristo Rey García Paredes con motivo de la próxima celebración de la 40ª Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada promovida por el Instituto Teológico de Vida Religiosa (Univ. Salamanca) de Madrid. Por su interés, reproducimos esta entrevista con el actual director del ITVR para los lectores de masdecerca.com

VR – ¿Por qué habéis elegido para este año el tema “mujeres y hombres de Dios: mística y testimonio”?
JCR – La cuestión de fondo se podría formular así: ¿A quién pertenecemos? ¿Con quién estamos en Alianza? ¿A quién servimos? Se da por supuesto, fácilmente, que somos mujeres y hombres “de” Dios. Pero ¿tenemos una conciencia viva y permanente de ello? O ¿somos más bien mujeres y hombres “de” nuestro tiempo, “de” la Iglesia, “de” nuestra congregación u orden, “de” nuestras tareas apostólicas? Nuestra pertenencia a Dios debería ser innegociable. Debería ser nuestra… característica inequívoca. Eso es lo que se espera de un místico, de un testigo: ser referencia inequívoca a Dios, a nuestro Dios.

VR – Uno se esperaría un título así “Hombres y Mujeres de Dios”, ¿por qué el título al revés? Y ¿por qué en la imagen trinitaria que ustedes han escogido como icono de la semana la figura del Padre es “femenina”?
JCR – Es verdad. Nos interesa romper los lenguajes estereotipados y conceder, aunque sea en el espacio lingüístico, la preferencia a las hermanas –grupo mayoritario dentro de la vida religiosa-, ellas tienen el carisma de anticipación. Así aparecen en los Evangelios. Y también un carisma de anticipación en la pertenencia a Dios, que influye notablemente en los varones. Por otra parte, Maximino Cerezo, autor del icono de nuestra Semana, ha interpretado magníficamente el título. Ha expresado “lo femenino” anticipador en el mismo Dios-Abba y después ha visto reflejada en la comunidad humana la impronta femenino-masculina de la divinidad trinitaria.

VR – ¿A quiénes han confiado las ponencias de este año y por qué?
JCR – Para abordar el tema de la mística no hemos tenido que irnos muy lejos. Entre nosotros tenemos pensadores de primera magnitud, como Juan de Dios Martín Velasco –desde la perspectiva de las religiones–, o Antonio Sánchez Orantos –desde la perspectiva de la filosofía–, u Olegario González de Cardedal –desde la perspectiva del Jesús místico– o Gonzalo Fernández Sanz –desde las fases de la vida espiritual– o Carlos Martínez Oliveras –desde la perspectiva sacramental y litúrgica–, o José María Bautista Guadalupe –desde la perspectiva de las nuevas generaciones–. Para la vertiente del “testimonio” contamos con las intervenciones del Card. Óscar Rodríguez Maradiaga –arzobispo de Tegucigalpa–, Marc Hayet –ex-general de los Hermanos de Jesús–, Carlos Pereira –prof. de Arte de la U.Complutense–, Marcos Rincón –mística y belleza– y Francisco Álvarez –mística y dolor–.

VR – Y ¿cuál será la participación de las mujeres en esta reflexión?
JCR – La verdad es que siempre deseamos contar con más pensadoras y teólogas. Este año hemos conseguido la presencia de tres jóvenes pensadoras que lo están demostrando en varias instituciones universitarias: Nuria Calduch-Benages –que nos introducirá en la mística hebrea y bíblica–, Paola Zavatta –teóloga laica italiana que nos hablará de la mística del sábado santo– y Martha Zechmeister –teóloga alemana y profesora de teología en el Salvador, que nos introducirá en la mística de la misión–. También contaremos con el testimonio de la Hna. Pilar Samanes –la mística en la enfermedad–.
VR – ¿Este año cambian de sede?
JCR – Efectivamente. Algunas razones han impedido seguir celebrándola –como en los 15 años últimos– en el Aula Pablo VI. Agradecemos a los PP. Escolapios su disponibilidad al ofrecernos su magnífico y confortable salón de actos del Colegio Calasancio.
VR – Esperamos, P. José Cristo Rey, que esta 40ª edición de la Semana de VR sea bien acogida por la vida religiosa y en especial por aquellos religiosos y religiosas que son conscientes de la importancia de la experiencia mística para ser testigos de Dios en un mundo que tanto lo necesita.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *