P. JAVIER MELLONI, SJ: “HACIA UN TIEMPO DE SÍNTESIS” (Ed. Fragmenta)

(RD-MdC.-) Medio centenar de personas asistieron anoche, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, a la puesta de largo de la editorial Fragmenta en Madrid. Su responsable, Ignasi Moreta, presentó la colección “Fragmentos”, con la que la marca inicia su andadura en castellano. “Es un servicio a la cultura”, afirmó Moreta, quien insistió en que el proyecto busca “textos no religiosos sobre religiones”.

Durante el acto se presentaron dos libros. Nos llama la atención tan sólo el libro “Hacia un tiempo de síntesis”, del jesuíta P. Javier Melloni. No se trata de una aportación nueva. El libro recoge varios artículos ya publicados del P. Melloni, dispersos en distintas publicaciones. El editor ha pensado que estos artículos merecían la pena ser conjuntados en un volúmen.

La presentación del libro de Javier Melloni corrió a cargo de Victoria Cirlot, catedrática de Filología Románica en la Pompeu Fabra, quien destacó cómo el autor consigue “enfrentarnos a cómo hemos de situarnos ante ‘lo otro'”, lo que lleva a un auténtico diálogo entre religiones. “Síntesis no es lo mismo que mezcla”, asumió, para agradecer a Melloni que encontrara algo de luz, o de camino, “en una época de gran confusión” (sigue…).

El escrito de Javier Melloni surge fruto de una reflexión de una década, en el que busca la apertura, el encuentro entre Oriente y Occidente y “cómo las diversas tradiciones religiosas pueden transformar la realidad”. Por su parte, el autor reflexionó sobre la tarea de “comunicar”. “Si podemos crecer, merece la pena el riesgo de abrazar la pluralidad”. Un abrazo en el que, inevitablemente, “siempre hay un despojo”. “El acto de abrirse es un acto de exponerse a la intemperie, y esperar a que otros respondan a ese abrazo”, afirmó. Para Melloni, el verdadero diálogo interreligioso es el que se abre a lo desconocido, y se deja “alterar”, pero no “alienar”. “El otro no es una amenaza a mi verdad”, resumió, para afirmar que “las diferencias y acentos entre las religiones son como los picos de las montañas, pero sus puntos en común son la belleza y la pureza de la blancura de la nieve que cae sobre todas ellas”.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *