“CELEBRAR CON LA PALABRA Y HABLAR CON EL SACRAMENTO”. ENTREVISTA AL P. MATÍAS AUGÉ, CMF

Ofrecemos a los lectores de masdecerca.com esta interesante entrevista aparecida en el último boletín claretiano NUNC con el P. Matías Augé, CMF., autor del recién publicado libro “El hábito religioso” (Publ. Claretianas).

Más de cuarenta años dedicados a la investigación y reflexión sobre la vida litúrgica de la Iglesia, el P. Augé es un prestigiado profesor en las Universidades y Centros de Estudios en Roma y Consultor de la Congregación del Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

¿Podrías elegir cinco palabras que resumieran tu evaluación del camino eclesial de renovación posconciliar?

Elijo cinco binomios que resumen el camino eclesial de estos últimos cincuenta años: el progreso en la continuidad,la persona en la comunidad,
la Iglesia en el camino de la historia, la inculturación como valor de comunión, el servicio como método de gobierno.

Desde tu experiencia ¿cuáles consideras que han sido los aciertos y las deficiencias en la renovación litúrgica de la Iglesia contemporánea?

El mayor acierto de la renovación litúrgica es el haber propuesto una visión de la liturgia como fuente y cumbre de la vida de la Iglesia, como algo que atañe profundamente a la experiencia de nuestra vida de fe, como una espriritualidad de base para todo el pueblo cristiano, abandonando el estrecho enfoque legalista o rubricista del pasado. Una de las mayores deficiencias en este proceso de renovación litúrgica ha sido y continúa siendo la desvalorización del rito como lenguaje antropológicamente adecuado para adentrarse en el misterio celebrado, que ha conducido a banalizar la celebración con iniciativas personales oscureciendo la presencia del Misterio salvífico y su carácter eclesial.

La reciente exhortación posinodal Verbum Domini (VD 52 al 63) nos habla de la liturgia como un lugar privilegiado de la Palabra de Dios. Como Misionero Claretiano ¿qué lectura puedes hacer de ello para nuestra vida y misión apostólica?

La Palabra conduce al Sacramento y en el Sacramento la Palabra encuentra una ulterior plenitud. Como Claretianos, no hemos de olvidar que la Palabra que escuchamos, meditamos y anunciamos nos convoca a todos al Banquete eucarístico. Palabra y Eucaristía son los dos ejes de la espiritualidad de nuestro Fundador.

¿El tema de la sacramentalidad de la Palabra (VD 56) puede sugerir algo en concreto a nuestros lugares de culto y a nuestras acciones y celebraciones litúrgicas?

La Palabra que anunciamos al mundo no puede limitarse a una simple enseñanza doctrinal o moral; no tiene tampoco su momento culminante en la predicación. Por sí misma la Palabra de Dios tiende a ser un hecho de nuestra vida, en la cual se realiza un encuentro con la misma vida de Dios, un “sacramento”. En nuestras Eucaristías y demás celebraciones sacramentales hemos de valorar mayormente el momento del anuncio de la Palabra. Podríamos decir que hemos de “celebrar” con la Palabra y “hablar” con el Sacramento. Frecuentemente, el momento de la liturgia de la Palabra se reduce a una verbosidad carente de celebración, con muchas palabras y poca Palabra.

A pesar de tanta insistencia en la preparación de la homilía, en no pocos lugares hay quejas sobre su calidad, oportunidad y contenidos ¿Qué piensas de esto mirando la formación de los claretianos?

La homilía parte del texto escriturístico, usa un estilo familiar, manifiesta la actualidad de la buena nueva, se inspira en los hechos y palabras de la Biblia y de la liturgia a la luz de la entera historia de la salvación, aplica la doctrina a las circunstancias de los oyentes para que la Palabra se traduzca en vida, y finalmente tiene una función mistagógica, es decir introduce en el sacrificio eucarístico. En la gestión de la homilía hay que evitar el protagonismo; somos portadores de una Palabra que no es nuestra.

Con tu Blog (http://liturgia-opus-trinitatis.over-blog.it/) estás contribuyendo a un conocimiento y a una vivencia más consciente de la liturgia ¿qué es lo que más valoras en tu experiencia con este medio y qué es lo que más te gustaría destacar?

En estos dos años y medio de existencia del blog, he conocido un mundo, en gran parte jóvenes laicos, enamorados de la liturgia. Sorprende el interés y la pasión que despierta el tema. Creo que se les puede ayudar a moderar el tono de la polémica, y hacerles comprender la verdadera riqueza de la reforma litúrgica postconciliar. He comprendido que el blog puede ser un instrumento de evangelización y de formación en campo litúrgico como en otros sectores.

2 comentarios

  • Francisco J. Gonzalez G.

    Soy Mexicano y un problema que tenemos en nuestro Pais es que principalmente los Sacerdotes Diosesanos que son los que atienden la mayoria de los Templos en Mexico y especialmente en las ciudades medias y pequeñas de el interior de el Pais y en las que en todas las misas dominicales se llenan, los Sacerdotes em su mayoria no preparan la homilia y se convierte en una perorata hasta de 20 a 30 minutos en los que nadie atiende ni entiende y es una pena por que ahi tenemos la concurrencia y la desperdiciamos. Estoy actualmente en Europa por motivos de trabajo y es una pena ver los templos solos, sin jovenes ni niños. Y nosotros en Mexico nos vamos a quedar igual si los Obispos no se preocupan pro capacitar a sus Sacerdotes, pues el objetivo de la homilia no es que los Sacerdotes regañen a los fieles por lo que ocurrio durante la semana en su comunidad ni opinar si el gobierno esta cumpliendo o no con su mision. El objetivo ebe de ser llevar la palabra de Dios en una forma clara,sencilla, onjetiva y de la brevedad necesaria para que los fieles nos quedemos con el mensaje y lo hagamos vida, yo tengo contacto con Sacerdotes Pavonianos, Jesuita y de el Espiritu Santo y que diferencia, allgunos Diosesanos pero sonmlos minimos. Lo he platicado con el Cardenal y el Obispo de mi Dioscesis y el comentario es que si estan trabajando el ello pero los rsultados no se ven muy claro. Yo creo que en el Seminario esta debe de ser una materia prioritaria fundamental que si un Diacono no sabe expresarse no puede comunicar adecuadamente la palabra de Dios que no lo ordenen Sacerdote o que haya en cada Diosesis un grupo de
    Dacerdotes bien preparados que hagan un mensaje que los Sacerdotes que no le dedican tiempo o que no tienen la capacidad tengan ese soporte y que se prohiba utilizar el espacio de la homilia, en denuncias politicas, regañar a los Padres de familia por que no cuidan a sus hijas y repetir y repetir lo mismo hasta que la gente se cansa o se duerme y se desperdicia la oportunidad de tener a losfieles ahi dispuestos a escuchar a Dios y escuchan si es que
    escuchan perdon pero muchas veces basura. Para terminar vivo en Guadalajara, pero casi todos los Domingos asisto a misa en dos templos de la Dioscecis de San Juan de los Lagos.

  • Pingback: “CELEBRAR CON LA PALABRA Y HABLAR CON EL SACRAMENTO”. ENTREVISTA AL P. MATÍAS AUGÉ, CMF | CatInfor.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *