PALOMITAS MONÁSTICAS… DE MAÍZ

ReL.- Si tiene usted un cine y quiere ofrecer a sus clientes una buena marca de palomitas, o bien si no sabe ver una película en casa sin ese acompañamiento, Prayerfully Popped [Infladas con Oraciones] puede ser una solución. Con esta marca, además, ayudará al sostenimiento de una orden de origen suizo instalada en Estados Unidos desde 1874, y que tiene actualmente tres casas, en Missouri (74 religiosas), Arizona (19) y Wyoming (sólo cuatro).

Se trata de las Benedictinas de la Adoración Perpetua, que consagran el “ora” del lema monástico ora et labora a rezar ante el Santísimo, y el “labora” a distintas labores artesanales, entre ellas la fabricación de jabones, ornamentos litúrgicos, obleas para consagrar… y (¡esto es América!) un alimento vinculado como ninguno al ocio cinematográfico.

Han empezado hace poco con esta tarea, y les está yendo muy bien. Cobran aproximadamente dos euros por kilo, y son palomitas gourmet, esto es, aportan sabores especiales distintos a los que podemos encontrar en cualquier otra marca: las de pimienta, las de canela, las de azúcar… y la especialidad, Rocky Road, de difícil catalogación pero gran éxito comercial.

La fabricación y comercialización la hace el monasterio de Tucson (Arizona), y aprovecha la ocasión para poner en marcha un convenio con una escuela de negocios de la Universidad de Arizona y facilitar a sus alumnos mediante prácticas la inserción en el mundo laboral.

 
Los ingresos de Prayerfully Popped no se destinan sólo a mantener los conventos para la vida contemplativa. Las Hermanas Benedictinas de la Adoración Perpetua realizan una intensa actividad social de servicio a personas sin techo, comedores de caridad y atención médica a los más pobres.

Aquejada de falta de vocaciones, la orden ha encontrado en esta idea un impulso importante para mantener viva su presencia en los tres estados donde existe.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *