LA MADRE BONIFACIA YA ES SANTA

(efe/rd.-) Defendió a las mujeres trabajadoras hasta la extenuación, frente a todos, incluídos sus superiores jerárquicos. Murió hace algo más de un siglo en la pobreza, soportando en silencio injusticias y humillaciones. Hoy, Benedicto XVI proclamó santa a la monja española Bonifacia Rodríguez de Castro (1837-1905), fundadora de la Congregación de las Siervas de San José.

Junto a ella, otros dos religiosos italianos fueron canonizados en la plaza de San Pedro: Guido María Conforti (1865-1931), arzobispo de Parma, fundador de la Pía Sociedad de San Francisco Javier para las misiones extranjeras (Misioneros Javerianos) y Luigi Guanella (1842-1915), fundador de la Congregación de los Siervos de la Caridad y del Instituto de las Hijas de Santa María de la Providencia.

Los tres fueron proclamados santos a las 10.34 horas local. Tras las palabras del Papa, sonó música sacra y las miradas de los miles de fieles se dirigieron a la fachada de la basílica donde cuelgan tres grandes retratos de ellos.

La canonización de los tres nuevos santos fue pedida a Benedicto XVI por el cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, que estuvo acompañado de los Postuladores de las Causas.

Tras las lecturas de unas breves biografías de los nuevos santos y el rezo de las letanías, Benedicto XVI procedió al rito de la canonización, una larga fórmula en latín.

“Con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y la Nuestra, después de haber reflexionado largamente, invocando muchas veces la ayuda divina y oído el parecer de numerosos hermanos en el episcopado, declaramos y definimos santos a los beatos Guido María Conforti, Luigi Guanella y Bonifacia Rodríguez de Castro y les inscribimos en el libro de los santos”.

“Establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los Santos”, agregó el papa.

Una vez proclamados santos fueron portadas sendas reliquias de los tres al altar donde se celebra la misa, para la veneración. La de Luigi Guanella fue portada por William Glisson, el joven de EEUU que curó de manera inexplicables para la ciencia y considerado por la Iglesia el milagro por su intercesión y que le ha llevado a la santidad.

La ceremonia se celebra en una mañana fresca y soleada en la plaza de San Pedro del Vaticano y a la misma asisten delegaciones oficiales de España e Italia, así como miles de fieles italianos y españoles, entre ellos provenientes de Salamanca, de donde era la religiosa.

La delegación española está encabezada por Juan Carlos Campo Moreno, Secretario de Estado de Justicia, y de la misma forma parte la embajadora de España ante la Santa Sede, María Jesús Figa López-Palop; la directora General de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones, María Aurora Mejía Errasquin, y el Director Adjunto del Gabinete del Ministerio de la Presidencia, Carlos García de Andoin.

Por parte de la Iglesia española, asiste el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, así como numerosos obispos.

También asiste una amplia representación de las Siervas de San José y algunos familiares de la nueva Santa.

Bonifacia Rodríguez Castro, que fue beatificada por el papa Juan Pablo II el 9 de noviembre de 2003 en el Vaticano, es la primera santa de Salamanca.

En sus casi siete años de pontificado, Benedicto XVI ha proclamado ya 37 santos y unos 600 beatos, en su mayoría españoles.

Hasta ahora, el papa Ratzinger ha celebrado nueve ceremonias de canonizaciones, ocho en el Vaticano y una en Brasil, en mayo de 2007.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *