FALLECE AMELIA KAWAJI, SUPERIORA GENERAL DE LAS MERCEDARIAS DE BÉRRIZ

Posted by Fernando Prado, cmf on 14 noviembre 2011 under entrevistas, noticias | 5 Comments to Read

Tras años de lucha contra la enfermedad, Amelia Kawaji, Superiora General (Coordinadora) de las Misioneras Mercedarias de Bérriz, ha fallecido hoy en Bilbao. Formada como socióloga y psicóloga, esta Bilbaína de origen y Japonesa de adopción, ha sido el reflejo palpable de una vida entregada a la misión de la Iglesia, identificada con ese Evangelio que es capaz de atravesar toda frontera humana y cultural. La hermana Amelia fue presidenta de la UISG (Unión Internacional de Superioras Generales) y era todavía miembro del Consejo Directivo, miembro del Consejo de los “18” y copresidenta de la Comisión para el Diálogo Interreligioso.

Recién celebrada la Beatificación de Margarita López de Maturana, Raquel Calvo le entrevistó para el Diario El Correo. Ofrecemos esta breve entrevista como una pincelada del carácter y un testimonio de la pasión evangelizadora de esta gran misionera.
-La de Margarita María López de Maturana es la primera beatificación de su congregación.

-Estamos profundizando en su espíritu. Gracias a su trabajo, y al apoyo del resto de la comunidad, las Mercedarias de Berriz pasaron de ser una orden de clausura a lanzarse como misioneras. Y eso en aquella época, en la que había que viajar en barco. Ahora queremos dar un nuevo impulso al espíritu misionero.

-¿En qué sentido?

-Desde el año pasado venimos trabajando por la no violencia y la reconciliación. Cada país con sus problemas específicos. La violencia es uno de los grandes problemas de hoy en día y la reconciliación un valor que nos puede unir como seres humanos en la diversidad.

-Usted es de Bilbao, pero lleva un apellido japonés

– Sí, me siento muy identificada con el pueblo japonés. Pensé que debía nacionalizarme, dado que vivía allí, aunque no entraba en mis planes cambiar de apellido. Durante veinte años he trabajado con personas con problemas mentales y para poder hacerme responsable de ellos debía tener la nacionalidad japonesa, y eso incluía el nombre.

-¿Cómo llegó hasta allí?

-Tuve la ilusión de ir desde que entré en el convento de Berriz y leí el libro del padre Arrupe ‘Este Japón increíble’. A él le tocó estar allí cuando lo de la bomba de Hiroshima. Pasé periodos difíciles de adaptación, pero acabé adaptándome. He aprendido a ver las cosas de otra manera. El pensamiento oriental, más intuitivo y con otros valores, complementa el nuestro, que es más racional.

  • FALLECE AMELIA KAWAJI, SUPERIORA GENERAL DE LAS MERCEDARIAS DE BÉRRIZ | CatInfor.com dijo,

    […] de una vida entregada a la misión de la Iglesia, identificada con ese Evangelio que es […] masdecerca.com Comparte esta […]

  • Juliana Alonso A. M. dijo,

    Comparto con las Misioneras Mercedarias de Berriz el dolor
    por su “pérdida” y el aprecio por todo lo que ella fue y realizó como misionera. Descanse en Paz!

  • Jesus M. Lecea dijo,

    Conoccí a Amelia cuando trabajaba en la UISG de Roma.Vi en ella una mujer apasionada por el Evangelio y consecuente con su envío misionero para hacerlo cercano a todos, siendo ella misma “buena nueva” para quien tenía la suerte de acercarla. Comparto con sus Hermanas tan valiosa pérdida. Su testimonio generoso no pasará en vano, porque supo sembrar tan buena semilla. Lo hizo , además, con gran cercanía y humildad.

  • Elena Arce dijo,

    Soy ex-alumna del colegio Mercedario en la ciudad de Guadalajara y me he siento conmocionada por la muerte de la superiora general. Va mi mas sentido pésame a la Congregación.

  • Hilda díaz de Cano dijo,

    Tuve el gusto de conocer ala Hmna. Amelia en un convivio en el Instituto de la Vera-Cruz en Guadalajara, Jalisco, México; descubrí en ella una mujer activa, llena de entusiasmo,alegre, platicadora, en fin, muy cercana a nosotras las laicas mercedarias y como expresó ayer en la Misa el Padre García de Alba, S.J. ella está ya gozando en la eternidad del Señor, más bien hay que pedir por sus hermanas de comunidad para que puedan seguir el camino que abrió la Beata Margarita y que resaltó la Hmna. Amelia. Un abrazo cariñoso para toda la congregación. Hilda Díaz de Cano

Add A Comment