MONSEÑOR TOBIN (CIVCSVA) CLAUSURA LA ASAMBLEA GENERAL DE LA CONFER

Con la Eucaristía final, presidida por Monseñor Joseph Tobin (CIVCSVA) se ha puesto el broche de oro a la XVIII Asamblea General de CONFER celebrada en Madrid. Antes, en el aula, el P. Elías Royón había pronunciado el discurso de clausura de la presidencia de Confer. Finaliza así una Asamblea General intensa en el que la normalidad ha sido la nota dominante. Durante estos días, la siempre bien atendida Casa General de las Hermanas del Amor de Dios en la C/Asura de Madrid ha sido un espacio agradable de comunión eclesial y entre los diversos carismas de las familias religiosas allí presentes. Más de trescientos cincuenta Superiores y Superioras Mayores se han reunido estos días, acompañados en un gran clima de fraternidad por algunos Obispos de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada. La reflexión sobre la pastoral vocacional y las interesantes y gratificantes experiencias compartidas por religiosos jóvenes, de mediana edad y mayores han servido de iluminación para los presentes que durante estos días han leído y aprobado sus correspondientes memorias anuales y han renovado por elección algunos cargos de esta importante institución eclesial que congrega a la vida religiosa de España..

La última jornada de la Asamblea ha sido intensa. Ha destacado hoy la cordial y profunda ponencia de Mons. Tobin, en la que, al hilo de la carta a los Filipenses ha ido desgranando los desafíos actuales más importantes para la vida consagrada. Una conferencia en clave espiritual y de cordialidad que ha suscitado al finalizar un prolongado y fuerte aplauso por parte de la asamblea.

La ponencia tuvo como título: “La Vida Religiosa hoy: desafíos y esperanzas”.  Mons. Tobin ha realizado un recorrido por la situación de la Vida Religiosa actual y ha planteado desafíos importantes para soñar un nuevo futuro para la vida religiosa. Una forma de vida, ha subrayado, que cuenta con toda la gratitud de la Iglesia, como ha manifestado una y otra vez el propio Papa Benedicto XVI, acallando incluso algunas equivocadas voces críticas y desconfiadas hacia la vida consagrada. Citando textos del propio Papa en sus intervenciones, Mons. Tobin ha querido destacar el amor y el compromiso del Papa y de toda la Iglesia para con la vida consagrada y sus vocaciones.

La vida consagrada ha de vivir con el mismo empeño que toda la Iglesia el verdadero diálogo que renueva y fortalece las siempre desafiantes mutuas relaciones entre todas las formas de vida. El diálogo es sobre todo y más que nada, un “modo” de ser y de hacer.Es el camino que hemos de recorrer todos en la iglesia. Una unidad que no nunca ha de estar reñida con la uniformidad, ha subrayado. 

Por último, Mons. Tobin incidió en la alegría como rostro de la mejor pastoral vocacional. No se trata de una ingenua alegría infundada, sino de una verdadera alegría que, lejos de depender de las circunstancias externas, vive envuelta en el misterio de Dios y arraigada en Cristo.

Tras la conferencia, Mons. Eusebio Hernández, obispo de Tarazona y miembro de la comisión episcopal para la VC de la CEE se ha dirigido también a la Asamblea agradecido y saludando afectuosamente a los presentes que han correspondido también con un fuerte y cerrado aplauso. Finaliza así un año más la asamblea de la Confer: un momento importante de la Iglesia de nuestro país en el que la vida consagrada muestra su normalidad, su eclesialidad y su propia cohesión y comunión interna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *