LA RELIGIOSA NURIA CALDUCH, MIEMBRO DE LA PONTIFICIA COMISIÓN BÍBLICA

La religiosa española Nuria Calduch (Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret), ha sido nombrada por el Papa Francisco, miembro de la Pontificia Comisión Bíblica Internacional. La Biblia es el libro más leído de todos los tiempos y el más antiguo. En la lista de nuevos miembros, hecha pública por el Vaticano, hay otras dos mujeres. Además de la española, han sido nombradas una italiana y una norteamericana.

La  Pontificia Comisión Bíblica Internacional es un órgano consultivo de la Santa Sede formado por teólogos docentes de ciencias bíblicas provenientes de varias escuelas y naciones. Fue constituido por León XIII con la carta apostólica Vigilantiae studiique del 30 de octubre de 1902 (cf. Acta Sanctae Sedisn. 35 [1902-1903] 234-238). El Sumo Pontífice asignó a la nueva institución una triple función: promover eficazmente entre los católicos el estudio bíblico; contrastar con los medios científicos las opiniones erradas en materia de Sagrada Escritura y estudiar e iluminar las cuestiones debatidas y los problemas emergentes en campo bíblico. No estando ya constituida por Cardenales, según el modelo de las Congregaciones romanas, la nueva Comisión Bíblica se convierte en órgano consultivo, puesto al servicio del Magisterio y en conexión con la Congregación para la Doctrina de la Fe (cf. art. 1), cuyo Prefecto es también Presidente de la Comisión. La religiosa Nuria Calduch ya fue elegida por el anterior Papa, Benedicto XVI, para participar en el Sínodo de la Palabra en calidad de “experta”.

En la lista del Papa Francisco repite Juan Miguel Díaz Rodelas, que fue  director de la Asociación Bíblica Española (2004-2010) y de la revista Estudios Bíblicos (2002-2007). Benedicto XVI le nombró miembro de la Pontificia Comisión Bíblica ya en 2009. La Asociación Bíblica Española (ABE) está formada por hombres y mujeres, de diferentes confesiones cristianas, expertas en Sagrada Escritura que, en respuesta a la necesidad planteada por el Concilio Vaticano II de un estudio constante y cada vez más profundo de la Biblia, se unen para fomentar la investigación y la difusión de la Biblia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *