POVEDA

(masdecerca.com.-) Fernando Prado, CMF. – La sala del cine Palafox estaba llena de vida y de gente para la premier o pre-estreno de la película “Poveda”, que nos narra, a modo de bio-pic la vida de este Santo español que murió mártir en la guerra civil española y que fundó la Institución Teresiana. A partir del día 4 de marzo se estrenará de cara al público en diversas ciudades de España.

En el preestreno, además de algunas personalidades del mundo del cine, estaban presentes en el acto el Obispo de Madrid y el nuncio apostólico de Su Santidad en España, el italiano Renzo Fratinni. Igualmente, otras personalidades de Iglesia como el presidente de la Confer, Luis Ángel de las Heras, entre otros. Acompañaban el acto numerosas mujeres pertenecientes a la Institución Teresiana y amigos de la misma, actores, periodistas y un numeroso grupo de invitados entre los que estaban el Abad de Covadonga y también el P. Ángel, de Mensajeros de la Paz.

La película ha sido producida por “Goya Producciones”, con la colaboración de “Three columns entertainment” (marca internacional de Contracorriente Producciones) y dirigida por Pablo Moreno, director de la película “Un Dios Prohibido”, de cuyo reparto aparecen de nuevo muchos de sus actores. Una película del género, al estilo de esas películas italianas de la RAI sobre vidas edificantes de santos, bien elaborada técnicamente y con un buen reparto. En la película se pueden ver algunas similitudes con películas como “Don Bosco”, o “Preferisco el paradiso” (escena del coro de niños cantando desafinadamente cuando van a cantar ante el obispo), etc. A mi juicio es destacable, aún más todavía que el papel de los actores principales: Raúl Escudero (Pedro Poveda) y Elena Furiase (Josefa Segovia), lo bien que trabajan el grupo de chicas profesoras que forman el reparto.

Me parece igualmente destacable el haber sabido poner en valor el tema del papel de la mujer, rescatando de cierto olvido la importancia que tuvo la educación católica e instituciones como la Institución Teresiana en la España de comienzos de siglo, “empoderando” a tantas mujeres que en aquel momento apenas accedían a los estudios superiores. De aquella siembra, la España de hoy recoge abundante fruto. De ello somos deudores, sin duda.

La película recoge, igualmente, el tema de la guerra civil, sin hacer demasiado hincapié en la contienda, pero sí destacando la evidente injusticia que se cometió con este hombre de Dios (“Un buen hombre”) desde dogmatismos más dogmáticos, si cabe, que los que criticaban a los católicos. Este episodio de la historia de España queda bien reflejado, fiel a lo sucedido, sin acritud y con un sabor de reconciliación evidente. Enhorabuena a todos los que han hecho posible que contemos con una película tan buena y tan llena de valores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *