40 AÑOS, 40 SEMANAS, 40 LIBROS. TESTIGOS DE LA RENOVACIÓN

Posted by Fernando Prado, cmf on 12 Abril 2011 under espiritualidad, formacion, libros, noticias, videos | Be the First to Comment

(Libros Buenos.-) La Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada sigue siendo, después de 40 años, uno de los eventos anuales más importantes de la Iglesia española. Miles de religiosos y religiosas han participado en estas semanas nacionales –cada vez más internacionales–, bebiendo del pensamiento y la teología que ha acompañado la renovación postconciliar de la vida consagrada. Los libros, una vez más, son testigos de esta inmensa riqueza eclesial.
Al calor del Instituto Teológico de Vida Religiosa de Madrid (ITVR) y de la revista Vida Religiosa, nacía en 1972 la Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada. Con la publicación del volumen que recogía sus ponencias vio la luz, igualmente, la editorial católica Publicaciones Claretianas. Aquella primera semana fue dedicada al tema de “La comunidad religiosa”, y participaron como ponentes Thadée Matura, Fernando Sebastián, Lucas Gutiérrez, Basilio Rueda, Jesús Álvarez, Luis Gutiérrez, Víctor Codina… entre otros. Eran tiempos de cambio.
La vida religiosa de España, recién salida del Concilio Vaticano II, quería tomarse en serio la renovación. Los Misioneros Claretianos, que contaban con una gran tradición carismática de servicio a las personas consagradas desde diversos campos (derecho, formación, publicaciones…), hicieron una apuesta importante por intensificar el servicio a la vida consagrada en estos años de fuerte transformación. La vuelta a los orígenes y la adaptación a los tiempos requerían una sólida fundamentación y acompañamiento.
Surgió así el Instituto Teológico de Vida Religiosa, que impulsó estas jornadas de estudio y reflexión, invitando a los religiosos y religiosas del país a participar y a profundizar en los fundamentos bíblicos, teológicos y existenciales de esta forma de vida. A lo largo de estos 40 años, decenas de miles de personas han participado en estas jornadas que, vistas en perspectiva histórica, son una clara expresión del pensamiento y la teología que ha acompañado la renovación de la vida religiosa nacional e internacional. Los lomos de los libros de las Semanas Nacionales permiten ver en el anaquel –a golpe de vista– las temáticas abordadas en estos años, reflejo, sin duda, de las preocupaciones de los consagrados y consagradas.
Al hilo de la actualidad de la Iglesia y del mundo, la vida consagrada ha profundizado en cuestiones referentes a la presencia de los religiosos en nuestra sociedad, los jóvenes y las vocaciones, la experiencia de Dios y la espiritualidad, el compromiso de los religiosos y su responsabilidad eclesial… También se han abordado temas sobre su identidad cristológica o su dimensión carismática, cuestiones en torno a los votos –celibato, pobreza, obediencia– y la necesaria formación permanente. No han faltado tampoco la profundización en temas importantes de frontera para la vida religiosa como el de la mujer, la revitalización, la evangelización en una sociedad laica, la misión compartida… o sobre temáticas que la Iglesia ha querido señalar especialmente: la nueva evangelización, el año de la Eucaristía, el año Paulino, la Palabra de Dios… Esta última Semana Nacional vuelve a incidir en la cuestión de la espiritualidad: “Hombres y Mujeres de Dios. Mística y testimonio”.
Los 40 libros de las semanas recogen más de 500 ponencias y comunicaciones pronunciadas por importantes personalidades y teólogos de la vida consagrada a nivel nacional e internacional. Sin duda, estos volúmenes constituyen un auténtico corpus theologiae vitae consecratae. No es extraño encontrar los libros de estas Semanas Nacionales en muchas comunidades de América o incluso en lugares de misión de África o Asia. Muchas comunidades del extranjero reciben puntualmente la revista Vida Religiosa o están al corriente de las novedades editoriales de Publicaciones Claretianas. Todos estos materiales siguen alimentando la vida misionera y espiritual de muchísimos hermanos y hermanas, de aquí y de allá, que se siguen formando y bebiendo de los contenidos que produce esta importante institución académica con una clara proyección internacional.  (L.A. Gonzalo Díez). 

Add A Comment