JESUÍTAS DE ESPAÑA: CAMINANDO HACIA LA INTEGRACIÓN DE LAS CINCO PROVINCIAS

Desde ayer, 9 de septiembre, los centros jesuitas de España de educación no universitaria pasan a la jurisdicción del Provincial de España. Se trata del segundo sector apostólico que se le transfiere, después del de Formación, dentro del proceso de integración de las cinco Provincias jesuitas actuales. Junto al Sector de Educación, se ha hecho también la transferencia del Subsector de Pastoral Juvenil y Colegial.

La Compañía de Jesús en España realiza su misión educativa en 68 centros que cubren todas las etapas de educación previa a la universitaria. Sus 170.000 alumnos y alumnas están atendidos por más de 5.000 profesores. La red de centros se extiende por toda la geografía española en 32 ciudades y 27 localidades.

El Provincial de España contará para ejercer su jurisdicción con un delegado –el jesuita especializado en educación P. José Ignacio Rodríguez Álvarez–, cuatro coordinadores de zona, un coordinador de formación y un coordinador de pastoral. Asimismo, el delegado dispone de un órgano consultivo, la Comisión Provincial de Educación. Por su parte, el Subsector de Pastoral Juvenil y Colegial tendrá un subdelegado, P. Ángel Arenas Magriñán. Este subsector se articula en una doble pertenencia: estructuralmente queda enmarcado en el Sector de Educación; funcionalmente, en el Sector de Pastoral.

La jurisdicción y el gobierno directo que asume el Provincial de España afectan a las obras e instituciones apostólicas que compondrán el Sector, no a los jesuitas destinados a ellas, quienes mantienen la adscripción a sus Provincias de origen durante la fase transitoria de la integración.

En palabras del Padre General de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás, “se trata de un nuevo y muy significativo paso que da seguimiento al proceso de integración de las Provincias de la Compañía en España puesto en marcha en septiembre de 2010”. Reconoce que en la Compañía de Jesús en España “el Sector de Educación continúa teniendo una especial vitalidad, cuantitativa y cualitativa”. El P. Nicolás anima a los jesuitas a “continuar en su empeño por una educación que forme a la persona en su integridad, una educación que evangelice, una educación de calidad”, rememorando documentos de sus predecesores, el P. Arrupe y el P. Kolvenbach, sobre la “excelencia en la formación” y el “rigor intelectual”.

“Sabemos bien –continúa– que hoy día la educación es un apostolado de frontera, como lo fue en los momentos fundacionales de la Compañía. Después de la reciente experiencia del MAGIS 2011 y a la luz de las interesantes consideraciones que me han llegado en las cartas ex-officio de este año, sobre la pastoral juvenil, subrayo con énfasis las palabras de la CG35: “Tenemos que caminar con la juventud, aprendiendo de su generosidad y de su compasión y ayudándoles a crecer desde la fragilidad y la fragmentación, hacia una integración gozosa de sus vidas en Dios y con los demás” (Decreto 3, n° 23)”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *